Viendo los datos históricos de los últimos doce meses de posiciones cortas en los valores del Ibex 35, una idea está clara: los especuladores bajistas han sacado tajada de las caídas del selectivo en estos meses. De hecho, como si se tratara de un movimiento de retroalimentación, los cortos han ido aumentando su presión en este tiempo conforme caída el índice (en parte provocada por ellos) se pronunciaba.

POSICIONES CORTAS ACTUALES vs. HACE UN AÑO 

POSICIONES CORTAS
Fuente: CNMV y elaboración propia (pinche sobre la imagen para ampliar)

Si tomamos el histórico del último año de las revisiones de posiciones cortas que la CNMV publica en su web, vemos que las apuestas bajistas han ido aumentando en nuestro mercado. De hecho, tan sólo seis valores se han salvado de las garras de los especuladores en corto en estos últimos doce meses. Los afortunados son BBVA, Santander, ArcelorMittal, Ferrovial, IAG e Inditex.
 
En cambio, el resto de valores no se ha librado de la presión bajista y, si no, que se lo digan a DIA, que desde hace meses encabeza este indeseable ranking. De hecho, según la última revisión que la CNMV hizo pública, un 10,63% del capital de la distribuidora de alimentación está en manos de los bajistas. Este paquete de acciones que se han tomado prestadas tendría un valor de mercado actualmente de 315 millones de euros. Precisamente ahora se cumple un año desde que los bajistas empezaron a presionar a DIA, pues en febrero de 2015 se hicieron con un 5,18% del capital, porcentaje que raramente han reducido en estos meses y llegó a alcanzar su cenit en noviembre al elevarse al 12,52%, fecha a partir de la cual replegaron algo las velas tras acompañar la caída del 23% que ha experimentado desde entonces.

 
La segunda compañía con más posiciones cortas actualmente es Indra, que tiene un 10,32%. También es la segunda en la que más han aumentado su presión los bajistas en los últimos doce meses (6,28 puntos más). De hecho, ya en febrero de 2015 era la segunda en este puesto, sólo por detrás de Banco Popular y desde hace año es una de las mayores víctimas de estos especuladores. Por ejemplo, si retrocedemos más de un año en el histórico de cortos de Indra, vemos que desde comienzos de 2013 la media de posiciones bajistas en sus filas es del 7,13%, yendo desde el mínimo del 2,41% de diciembre de 2014, al máximo de 12,05% de septiembre del año pasado. Si trasladamos estos porcentajes al gráfico de Indra, vemos que los cortos hicieron mínimos precisamente cuando el precio hacía suelo en 7,5 euros tras ocho meses de fuertes caídas de las que sacaron rédito. Nuevamente volvieron a subir hasta el 12,05% en septiembre del año pasado y también han ido recogiendo los frutos de la caída que el precio ha experimentado en estos seis meses. Ahora, cuando el valor ha vuelto a tocar los 7,5 euros, han aumentado su participación hasta el 10,32%.

 
La tercera acción con más posiciones bajistas es Técnicas Reunidas, que tiene un 8,29%. Aquí se puede apreciar claramente el impacto de la caída del petróleo pues, conforme ha ido abaratándose el crudo desde junio de 2014, los cortos han ido ganando peso en el capital de esta compañía. En noviembre de 2015 se hicieron con un paquete de títulos prestados equivalentes al 11,87% del capital (máximos adquiridos), cuando el petróleo cayó por debajo de 50 dólares.
 
El único valor en el que los cortos han disminuido en los últimos doce meses es Sabadell. De hecho, han retrocedido medio punto, pasando del 2,90% de febrero de 2015 al 2,40% de este ejercicio. Tampoco es el banco con más cortos; ése es Popular, que tiene un 6,60% de su capital en manos de estos especuladores. El máximo de posiciones cortas en Sabadell en los últimos dos años ha sido del 5,19% en septiembre de 2015, justo antes de que el valor subiera fuertemente y barriera, presumiblemente, a algunos de estos bajistas.
 
Los valores que menos hostigados por los cortos son Gamesa, Endesa e Iberdrola. De hecho, hace doce meses no tenían ningún corto en sus filas y ahora tienen un 0,46%, 0,20% y 0,2%, respectivamente. Detengámonos un poco en cada valor. En Gamesa los cortos pocas veces han sobrepasado el 1% del capital, aunque en enero de este año alcanzaron su máximo con el 3,16%, después de que en 2015 la acción se revalorizara un 111%. Luego los bajistas replegaron velas completamente o, más bien, fueron expulsados del mercado con la fuerte subida que experimentó Gamesa por los rumores de fusión con Siemens.
 

Endesa también ha sido una de las acciones olvidadas por los cortos. En el histórico de los últimos dos años los cortos no han sobrepasado nunca el 0,43% y ahora tienen un 0,20%, comprensible viendo su tendencia alcista desde el verano de 2012. Además, hay que recordar el fuerte peso que tiene Enel en su accionariado, lo que hace que sea complicado tumbarla.
 
Tres cuartas partes de lo mismo pasa con Iberdrola, que apenas los bajistas han logrado hacerse con un 0,50% de su capital en los últimos dos años. Seguramente su clara tendencia alcista, vigente desde el verano de 2012, ha disuadido a los especuladores cortos.