No está siendo un buen año para los mercados en Estados Unidos. Los principales índices están muy cerca de máximos históricos y los inversores titubean.

No es para menos. Son cinco años ya de mercados alcistas, no la fase más larga de la historia, ni la más onerosa.. pero está en la lista. Desde que el S&P 500 tocó sus mínimos tras la crisis en marzo de 2009, sube alrededor de un 170%. No está mal para unos inversores que ahora no saben si confiar, o deshacer posiciones para monetizar sus ganancias.

Lo hemos visto desde principios de año con los distintos episodios de ventas masivas en sectores como la tecnología y la biotecnología.

Esto es lo que han sufrido los inversores en sus propios bolsillos. En algunas ocasiones, en tan sólo un día, compañías como AOL ha sufrido descensos de un 20%, es decir, una quinta parte de su capitalización.

Los expertos de Bespoke Investment se hacían eco hace unos días de unos datos que había publicado anteriormente Goldman Sachs. Casi el 90% de los fondos de inversión que invierten en compañías de gran capitalización y casi el mismo porcentaje de fondos que apuestan por compañías de valor, lo están haciendo peor que sus índices de referencia en lo que va de año.

Los analistas de Bespoke afirman que “apostaríamos que las cifras son similares entre los fondos que invierten en empresas de pequeña y mediana capitalización, así como entre los hedge funds”, especulaban en la firma estadounidense.

Explican que este tipo de comportamiento no suele ser habitual en un ambiente de mercado más normalizado. “Después de 2013 cuando vimos a las tecnológicas y las compañías de consumo discrecional subir alrededor de un 30-40%, los inversores entraron en 2014 sobreponderando todas las áreas que habían mostrado fortaleza e infraponderando aquellos sectores que lo habían hecho peor”, apuntan los analistas.

Y se equivocaron ya que en los últimos meses se han visto a los sectores más deseados por los inversores –tecnológicas y consumo discrecional- bajar, mientras que otros menos sexys, como las utilities han subido en este tiempo. De hecho, los expertos de la firma explican que no hay muchos fondos totalmente invertidos en utilities y otros sectores defensivos, “sobre todo después del año que hemos tenido en 2013”, aseguran en la firma.

Por eso el mercado a nivel global está plano desde enero, y los sectores más sobreponderados han caído.

¿Los analistas lo están haciendo mejor?

No, en opinión de los datos que maneja Bespoke Investment. La firma ha dividido al S&P 500 en 10 grupos de 50 acciones cada una, basándose en las recomendaciones de los analistas.

El grupo uno contiene a las compañías mejor valoradas por los analistas, es decir, más recomendaciones de compra que de venta, mientras que el último grupo contiene las acciones más detestadas, es decir, las peor recomendadas por los analistas.

En la firma han calculado cuáles son los grupos que mejor se han comportado hasta el momento desde el 5 de marzo, el día en el que el Nasdaq tocó su máximo histórico.

El resultado es más que evidente. El grupo de acciones con más recomendaciones de compra ha caído alrededor de un 2,5% en ese tiempo, mientras que al contrario, el grupo que peores sensaciones provoca a los expertos sube una media de un 3,5%.

“Se trata de una gran diferencia y ciertamente los datos ayudan en parte a explicar por qué tantos inversores lo están haciendo peor que los índices”, aseguran en la firma.

analistas vs mercados