Basta con echar un vistazo y comparar la evolución del Ibex Small Cap frente al Ibex 35 para intuir una de las razones de este “mejor comportamiento de los pequeños”. El indicador que agrupa a estos últimos cae en lo que va de 2009 un 2,5 por ciento, frente al 9,5 por ciento que se deja el selectivo del continuo español. Pero si nos fijamos en el último trimestre de 2008 las cosas cambian. Y mucho. La diferencia entre los descensos de uno y otro indicador alcanza el 11 por ciento, en contra del
Ibex Small Cap. ¿A qué nos lleva esto? A concluir, según los expertos, que los valores de menor capitalización ya han sufrido el grueso del desplome al que la crisis ha abocado a todo tipo de compañías sin distinción. En consecuencia, el dinero que quería marcharse de las pequeñas ya lo habría hecho
y, ahora, el tipo de inversores con los que cuentan serían aquellos con mayor vocación de permanencia. Junto a ello, se trata de compañías con un marcado perfil de crecimiento y con un reducido free float (capital flotante). Y esto último, a juicio de Covadonga Fernández, analista de SelfBank
, hace que se magnifiquen más tanto sus movimientos al alza como a la baja. Además, esta analista señala que “al ser más pequeñas, su tamaño les permite adaptarse mejor a las circunstancias de la economía y esto les beneficia en un entorno como el actual”.

Todo esto sin olvidar que los accionistas de referencia de este tipo de compañías de pequeña capitalización –en muchas ocasiones núcleos familiares- podrían haberse aprovechado de los bajos precios anteriores para reforzar su presencia en ellas, lo que contribuiría a “estabilizarlas”. En este sentido, Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, destaca que “ahora lo que estamos viendo es que se hace trading con los grandes valores, con Telefónica, Santander, Iberdrola…(…) con lo cual a los pequeños no les llega prácticamente dinero”. Por tanto “¿qué capital les llega?”, se pregunta, para responderse a renglón seguido a sí mismo: “el de inversores que tienen muy claro el largo plazo y que aprovechan para tomar posiciones y el de accionistas que destinan una pequeña parte de su ahorro a empresas con un futuro brillante, independientemente de que las puedan comprar un 40 por ciento más baratas dentro de un mes o tres”, concluye. Junto a esto, Javier Galán, analista de Renta 4, recuerda que “cuando los mercados se tranquilizan, los small caps suelen tener subidas extraordinarias, ya que acumulan una infravaloración muy grande y sus beneficios e ingresos se incrementan a gran velocidad”.

Jazztel…la más beneficiada

La tecnológica Jazztel es la compañía del Ibex Small Cap que mejor comportamiento muestra en lo que llevamos de ejercicio. Se revaloriza más de un 68 por ciento y supera los 0,28 euro, tras marcar el 2 de enero un mínimo en 0,15 euros. Un tono positivo que tiene que ver con una confluencia de factores, desde una reacción técnica hasta una mejora de expectativas en la compañía. Esta mejora tiene que ver, según los analistas, con el hecho de que ha cumplido con los objetivos marcados en cuanto a resultados: ha completado 2008 con unas pérdidas de 79 millones de euros, un 29 por ciento menos que un año antes y, por primera vez, ha logrado un EBITDA positivo, de 6,3 millones de euros. Eso sí, el proveedor de servicios de telecomunicaciones cuenta con varios factores “de riesgo” y el principal tiene que ver con la refinanciación de la emisión de bonos convertibles que tiene en marcha. Desde el punto de vista técnico, Juan Carlos Costa, director de Kostarof.com, cree que Jazztel es de los pequeños que mejor se ha comportado. Considera que el título podría protagonizar un proceso de vuelta, de manera que no descarta un recorte a corto plazo que pueda llevarle a los 0,23 en el peor de los casos”. Sin embargo, tiene claro que al final tendrá que “superar la zona de los 0,30 euros y subir de forma muy importante”.

Pero lo de Jazztel no es una historia aislada. Fuera del Ibex Small Cap nos encontramos con el 87 por ciento de subida que acumula en 2009 una compañía en la que casi nadie pensaba ya. Se trata de Española del Zinc. Desde que recibiera el visto bueno para ampliar capital en 28 millones de euros la compañía no ha para de subir, aunque continúa por debajo del precio de la ampliación, los 2,5 euros por título. El mercado ha acogido bien esa operación de ampliación que servirá, según explicó en su día el consejero delegado de la compañía, Manuel Pérez, a Estrategias de Inversión, “para apoyar el plan de inversiones de la compañía (…) y hacer una nueva factoría de zinc”.

Mientras, desde SelfBank, Covadonga Fernández destaca el buen comportamiento que experimenta últimamente Tecnocom ( pese a ceder en torno a un 9 por ciento en 2009), una empresa con flujos de caja estables, “con un negocio que va muy bien, como el de Amper”. Sin embargo, el problema que le ve a esta última tiene que ver con uno de sus accionistas, la caja Castilla-La Mancha, que cuenta con un 8 por ciento directo en la empresa y del 5 por ciento indirecta. Al tratarse de una caja intervenida, “es bastante probable que se tengan que deshacer de esta participación, lo que podría afectar a la baja a Amper”. Una compañía que, no obstante, gusta a los analistas de Ahorro Corporación. Otorgan a la empresa una recomendación de comprar y un precio objetivo de 9,20 euros frente a los 5,13 euros a los que cotiza actualmente. Consideran que Amper el último contrato lograron con la filial de Telefónica en Sao Paulo –para la ampliación del portal Speedy (ADSL) de la operadora- es muy positiva desde el punto de vista estratégico. Y lo es, a juicio de los expertos de esta firma de valores, “porque confirma la confianza de Telefónica en Amper a pesar de haberse marchado del accionariado de la compañía”. Los expertos de Fortis aconsejan, además, no perder de vista a Barón de Ley, mientras que Leonardo Lara, gestor de fondos de Metagestión, no descarta que inversores de perfil más arriesgado se fijen en títulos como Tubacex o Duro Felguera.

Duro Felguera

La asturiana Duro Felguera es otra de las que se coloca en los primeros puestos del ranking de revalorización dentro del indicador que agrupa a las pequeñas empresas del mercado español. Gana más de un 24 por ciento aunque, ahora, se encuentra con una “importante zona a batir en los 5 euros desde el punto de vista técnico”, señala Juan Carlos Costa, director de Kostarof.com. De superar esta cota, este experto considera que el valor “podría hacer una figura de vuelta bastante importante” -porque rompería de ese modo la directriz bajista que pasa en torno a esa zona- y volver como mínimo a los 6 ó 7 euros. Por la zona de abajo, “cualquier escenario positivo pasaría por no verla bajar de la cota de los 4,30 euros”. Al margen de Duro Felguera, Costa destaca a títulos pequeños y medianos como Sol Meliá, Prisa o NH Hoteles porque, a su juicio, “ estarían dando síntomas de empezar a recuperar”.

Junto a Jazztel o Duro Felguera, otras como Clinica Baviera, Realia, incluso Natra –sobre la que Banesto Bolsa acaba de elevar el precio objetivo desde los 8,5 hasta los 9 euros con un consejo de comprar- o Miquel y Costas muestran en 2009 sus mejores caras. En esta última, Alejandro de Luis, analista de Dif Broker, recomienda “hacer trading en compañías si es capaz de realizar un cierre semanal por encima de 13,15 euros”. Cree que sería una buena opción hasta los 15 euros, “con un stop loss por debajo de 12,5 euros”. Si ampliamos miras y miramos valores externos al Ibex Small Cap, varias casa de análisis consideran que CAF es una buena opción de inversión. Es el caso de Banco Etcheverría, desde donde Enrique Castro destaca que “le han aprobado varios proyectos que tenía en mente y cuenta con una tesorería elevada” o de Atlas Capital. “Es el prototipo de empresa que se busca para este año, una empresa bien gestionada, sin deuda, gran generadora de flujo de caja –cuenta ahora mismo con una posición cercana a los 368 millones de euros- y con una cartera de pedidos que hace que su actividad esté garantizada para los próximos tres años”, destaca Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital.

Jazztel, Amper, Duro Felguera… son compañías que aprovechan las aguas turbias de este 2009 en bolsa para salir a flote. Sin duda hay potencial en muchas de estas pequeñas compañías, pero a la hora de apostar por ellas los expertos aconsejan afinar muy mucho en la elección. Álvaro Blasco, de Atlas Capital, reconoce que le gustan la mayoría de las pequeñas porque les ve un gran futuro, “otra cosa –asegura- es la oportunidad de mercado”. Si uno es un inversor a medio plazo, Blasco ve “extremadamente interesante” comprar a los precios y PERes actuales. En cambio, si no se quiere sufrir en los próximos dos meses o un año, lo mejor es “seguir mirando a estos valores desde la barrera”. Marian Fernández, responsable de estrategia de Inversis Banco, tiene claro que “puede haber opciones atractivas entre los pequeños” pero, a renglón seguido, subraya que para Inversis, “el binomio rentabilidad/riesgo que llevan aparejado este tipo de empresas por ser más pequeñas e ilíquidas todavía no compensa lo suficiente como preferirlas como opción de inversión”.