Carlos Ladero, gestor de Invinco, explica cómo se encuentra la situación actual de los mercados, además de comentar el aspecto que presentan algunos valores.
¿Qué visión tiene para el Ibex 35?

Después de un semestre bastante bueno, no tanto en España aunque sí en el resto de Europa, estamos en un tercer trimestre muy malo y prácticamente estamos planos. La mayoría de los fondos que estén indexados al Ibex la mayoría tendrán rentabilidad cero o negativa. Entonces vamos a ver qué nos depara el último trimestre. Realmente seguimos teniendo las mismas incógnitas encima de la mesa y alguna más que puede venir. Entonces nosotros por un lado recomendamos prudencia ante este último trimestre. Lo lógico sería que no cayéramos mucho más. Creo que la subida de tipos de Estados Unidos está más que descontada por el mercado. La situación china también. Realmente si no nos viene por delante algún nuevo cisne negro, que de venir creo que sería de algún emergente de Europa, podemos sacar el año dignamente. Sería lo normal ya que este año ha entrado mucho dinero en renta variable y un mal final de año sería perjudicial ya que todavía no es el momento de buscar rentabilidades en renta fija y sobre todo en depósitos. Entonces vamos a ver si en este trimestre conseguimos mantenernos. Va a depender mucho de Estados Unidos. Si el S&P 500 vuelve a mantener el 1.900 puntos es la clave. Esa es la zona límite. Si caemos desde ahí probablemente habrá arrastre a las bolsas europeas y si no, nos mantendremos.

¿Cómo afectarán las elecciones generales en España?

Va a afectar negativamente. Si queremos estar ponderados en renta variable de aquí a final de año la elección tiene que ser países o empresas de sectores fuertes, pero no españolas. En España no hay de momento una decisión sobre si va a volver a salir el PP, que si lo hace tendrá que pactar con Ciudadanos o si realmente puede haber un pacto de PSOE y Podemos. Eso estaría mal visto por los mercados ya que ellos lo que están apoyando un poco es todo lo contrario a Alemania. Lo que están buscando es volver a crecer en gasto social, que estaría muy mal visto por parte de Europa. Entonces si se separan de esas políticas de austeridad que más o menos durante estos cuatro años han servido para tener una prima de riesgo aceptable realmente sería un problema. Si queremos apostar por un sector, como el energético, o el consumo cíclico, pues realmente me iría a empresas europeas antes que españolas hasta que las elecciones se produzcan…

¿Qué compañías?

Estamos viendo bastante consumo cíclico. En España por ejemplo Inditex no sería mala opción. En España sería ir a compañías que no tengan mucha deuda y que su cifra de facturación esté fuera de lo que es el entorno España. En el caso de Inditex su facturación está el 50% fuera de España. Ebro Foods, que a pesar de que ahora tiene bastante negocio puede ser otra opción de consumo cíclico. En el caso de Repsol para mí es una de las apuestas que creo que podría ser válida de cara a final de año pese a que como digo seguramente las empresas españolas se comportarán peor que las extranjeras.

¿Qué valoración hace de Repsol?

Nosotros apostamos por Repsol. A partir de los 11 euros, llegó a caer a 10 euros, hemos ponderado más o menos un 60% que tomamos en este caso en Repsol. La razón es muy sencilla. Repsol antes de la compra de Talisman la parte de lo que es extracción de petróleo prácticamente era residual. La compra de Talisman lo que hizo fue ponderar más esa parte. Obviamente fue una compra que creemos que se hizo a unos ratios altos, pero no tanto como para que el valor cotice a los 10 euros. Al fin y al cabo Repsol es toda la red de distribución de gasolineras y todas las redes de distribución de gasoil. Más o menos tenemos una valoración aproximada de ese negocio en torno a 7,5 euros u 8 euros. Tiene la participación en Gas Natural y los activos de Talisman algo valen. Entonces creo que Repsol puede ser una de las petroleras que podríamos tener en cartera ya que además por tamaño y por liquidez este plan de desinversiones lo que pretende es que no le ahogue la parte financiera de la compra de Talisman en costes financieros y poder más o menos igualar el balance y seguir repartiendo dividendo. Una de las cosas por las que se hablaba era si iban a bajar el dividendo. Realmente aún bajándolo creo sigue siendo una empresa atractiva para estar. Si queremos estar posicionados en renta variable y esperamos que de aquí a final de año el mercado aguante.

¿Qué opinión le merece Santander?

Realmente en el caso de Santander nos parece que es un valor que tiene mucha exposición a Brasil y a emergentes. Su plan de crecimiento realmente empieza a ser complicado. El modelo de cuenta “1,2,3” que se extrapoló a España no está funcionando. Después de que falleciera Botín, su hija tiene que hacer un trabajo por lo menos mejor del que hace ahora. Realmente el valor se está viendo perjudicado. El negocio bancario en España no está creciendo, la apuesta que se hizo por el exterior no está funcionando ya que se pusieron muchos huevos en Brasil y al final todos estos movimientos están complicando demasiado el cómo valorar Santander. Si a eso le añadimos que probablemente tengamos que volver a recapitalizar la empresa o reducir el dividendo y que todas esas incógnitas al final lo que hacen es que los gestores cuando ponderamos un banco u otro nos vayamos a otras entidades como puede ser en este caso BBVA que parece que a pesar de su exposición a México y Turquía tiene las cosas más claras. Yo esperaría pese a la bajada de la recomendación de JP Morgan, el valor está cotizando 4,80 euros o 4,90 euros y sigue habiendo un descuento sobre ese precio objetivo pero si queremos invertir en banca apostaría por cualquier otro banco que no fuera en este momento Santander. Ahora mismo apostaría más por un BBVA que por un Santander.

¿Qué pasa con Gamesa? Era uno de los mejores valores durante el último año, luego cayó y ahora de nuevo lo vemos rebotar con los últimos contratos que ha conseguido…

Gamesa tiene un buen plan de negocio. Es más, este año ha superado el guidance que tenía. Para el año que viene las perspectivas son buenas, está bien posicionado, dentro de un buen sector, al fin y al cabo las energías renovables es un poco futuro. El problema que nosotros vemos y por qué no estamos invertidos en Gamesa es porque los márgenes de Gamesa, a pesar de la cartera de pedidos que tiene, no son tan grandes y seguimos teniendo un poco el peso de competencia en lo que es la parte de Asia, que quizá es la parte de mayor crecimiento. Los emergentes que se estaban posicionando en algunas inversiones de parques eólicos y demás se han paralizado. Lo vemos en las ingenierías por ejemplo, que nos dejan ver que parte de esos negocios y esos contratos que se han firmado ahora se han paralizado, sobre todo por tema de divisas, por tema de deflación, por tema de bajada de materias primas. Entonces no nos parece una mala compañía, nos parecía muy cara hace un par de meses, ahora podría tener un precio aceptable, y dentro del sector tenemos otras que pueden tener mejores ratios.

Una vez que Amper ha superado el concurso de acreedores, ¿podría ser un buen momento para entrar en esta acción?

A mí Amper nunca me ha gustado por una sencilla razón: tanto su equipo directivo, como los que son insiders no me parecen de confianza. Con lo cual Amper ya lo hemos visto todos. Al final son refinanciaciones que aumentan mucho los costes financieros de la compañía y que al final diluyen al accionista minoritario. En estas compañías buscar ese punto de entrada óptima donde queremos más o menos todo está resuelto y que a partir de cero podemos ir creciendo es complicado. En cuanto al negocio de Amper no es malo. El problema es un poco todo lo que trae desde atrás desde la salida de los grandes inversores que había dentro de Amper. La entrada de los inversores que no han tomado un rumbo para la compañía. Cualquier compañía que entre en refinanciaciones de este tipo lo pasa bastante mal hasta que consigue ver la luz, con lo cual especulativamente es un buen valor, dado que fluctúa un 30% o 40%, pero realmente a nivel inversión yo creo que no deberíamos estar en Amper.

¿Y Abengoa después de las últimas noticias que la han rodeado?

Con Abengoa lo que tenemos en cuenta es que va a haber una ampliación de capital donde va a haber una reducción de nominal a cero prácticamente, tanto para acciones A como B. Eso lo que quiere decir es que los bancos lo que han dicho es que Abengoa vale prácticamente cero. A partir de ahí vamos a quitar todo el equipo directivo y un poco el poder que tiene la familia Benjumea dentro de la compañía y vamos a intentar reestructurarla y que la empresa empieza a crecer. Pero tenemos que partir de la base de que la valoración que se ha hecho actualmente de lo que es la compañía es prácticamente cero. Puede ser oportunidad porque si entramos a los precios que entran los bancos en esa ampliación sí que lo podría ser. El negocio en sí de Abengoa no es malo. Hay parte de ingeniería, hay mucha parte referenciada a todo lo que es el tema de agua, que pienso que es un sector de futuro. Pero el problema lo tenemos ahí. Es decir, que a la compañía le pasa un poco lo que a Amper. Son compañías que han estado muy mal gestionadas y que ahora obviamente entran los bancos por obligación, no porque quieran entrar, valoran la compañía prácticamente en cero y a partir de ahí puede haber dos opciones: Que la banca vea que aquello es inviable y que la dirección que ponga este caso para dirigir la empresa a futuro no sea la adecuada y al final se acabe en un concurso de acreedores o que sea una buena apuesta a medio o largo plazo. Pero mientras eso ocurra y se reestructure la compañía creo que deberíamos mirar a otros sitios donde la gestión ha sido correcta. Sobre todo la gestión de deuda. En este caso Abengoa con la ampliación de los 650 millones de euros pueda ser oportunidad siempre y cuando los derechos tiendan a cero y entremos a un precio muy similar al que van a entrar los bancos.