Scander Bentchikou, gestor del Objetif Recovery Eurozone de Lazard fréres Gestion, analiza los principales retos a los que se enfrenta la economía mundial en el universo de fondos de inversión en una entrevista concedida en la Bolsa de Madrid. 
 
PREGUNTA-. Deben estar muy favorables respecto al sector financiero considerando el portfolio de su fondo…
RESPUESTA-. “Sí. Actualmente mantenemos una alta exposición a bancarios europeos en nuestro fondo Objectif Recovery Eurozone.

Lo que vemos realmente es mucha divergencia entre bancos. No compramos cualquier tipo de banco, pero tuvimos en cartera recientemente a Bankia y Banco Popular, aunque ya vendimos ambos valores.

En su lugar compramos Banco Popular Portugués. La rotación de la cartera será muy elevada, este no será solo el caso de bancos. La volatilidad es elevada. Alcanzamos nuestro precio objetivo rápidamente. Rotamos la cartera rápido para capturar la rentabilidad".

P-. ¿Qué opinión le merecen las últimas medidas adoptadas por el BCE y respecto a la esterilización de la compra de bonos?
R-. “Si nos fijamos en la política de esterilización, se enfatiza el hecho de que el BCE no tiene los mismos medios para actuar que el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y la FED y añadiría casi todos los bancos centrales del mundo. Es una pena. Personalmente pienso que Europa debería estar en una situación mucho mejor con un mayor quantitative easing, pero Alemania está en contra de ello, por lo que debemos aceptarlo.

En cuanto al examen de calidad de activos (“Asset Quality Review”), puede aportar cierto estrés a los mercados. Tiendo a pensar que los inversores están siendo demasiado complacientes, creo que será complicado, duro para algunos bancos y el precio de las acciones se está revalorizando sin ninguna discriminación.

Nosotros aplicamos mucha discriminación en nuestros fondos. Por lo tanto, esperamos ciertos choques en el corto plazo. Pero en el largo plazo, los beneficios de una Unión Bancaria borrarán el estrés del corto plazo que se creará este ejercicio. Creo que el “Asset Quality Review” aportará cierta confianza sobre los balances de los bancos europeos, lo que ayudará a la economía europea”.

P-. Entre las posiciones del fondo, Banco Santander es la mayor de ellas. ¿Cuál es su opinión respecto a la bolsa española?
R-. “Tenemos la misma opinión de los valores españoles que para el resto de mercados europeos. El gran ‘re-rating’ ya quedó atrás, ya ha pasado, nuestros fondos estuvieron bien posicionados y nos beneficiamos mucho de este factor, pero estamos de pleno en la segunda fase. Y la segunda fase es el incremento de beneficios.

Lo que vemos históricamente es que el incremento de beneficios es muy superior al principio de un periodo de recuperación. Por lo que nos mantenemos bastante confiados sobre el precio de las acciones en muchos mercados europeos. La alta ponderación de Banco Santander en cartera, que detenemos por el momento, refleja una particularidad de nuestro fondo de recuperación europea.

Todas las posiciones en cartera mantienen la misma diferencia de ponderación respecto al índice, lo que amplifica el peso de Santander en cartera, pero la contribución de Santander a la rentabilidad del fondo es exactamente la misma que cualquier otra posición de la cartera cuando comparamos con el índice. Creo que se trata de algo completamente novedoso. Pienso que es el único fondo del mundo que aplica esta metodología.

Todas las posiciones tienen la misma sobreponderación frente al Benchmark por lo que si el peso de Santander es del 3,5%, estamos automáticamente en 3,5% +1,7% teniendo 35 posiciones”.

P-. ¿Está todavía barata la bolsa española?
R-. “Sí, pero no en el mismo sentido. En la primera fase, puede comprar casi todo y hacer dinero con un simple ‘rerating’, los múltiplos eran muy bajos debido a la crisis europea. Ahora, el mercado recompensará el crecimiento.

El P/E se sitúa en niveles decentes. El ‘price to book’ también en niveles decentes por lo que desde hoy el mercado premiará el crecimiento. Y nosotros estamos persiguiendo esos valores que crecerán y descartando temáticas cíclicas que ya contribuyeron bien a la rentabilidad en los últimos dos meses”.

P-. En relación a sectores, ¿dónde se encuentran ustedes posicionados?
R-. “No tenemos preferencias en cuanto a sectores. No nos importan los sectores, invertimos en empresas. En todos los sectores puedes encontrar empresas que doblarán y otras que verán su cotización dividida por diez.

Si tomamos la industria del automóvil, por ejemplo, existe una gran diferencia entre Daimler y Peugeot. Fíjese en el sector bancario, hay una gran diferencia entre Swedbank y Banco Popular. No nos importan los sectores, compramos empresas infravaloradas”.

P-. ¿Consideran que la recuperación en la eurozona es algo sostenible en el tiempo?
R-. “No sólo pensamos que sea sostenible, sino que se acelerará muy rápidamente. Ahora tenemos muchos indicadores claros, los PMI subiendo, los índices de confianza al alza… El impacto fiscal será mucho menos perjudicial para el crecimiento en 2014 y 2015 si comparamos con 2011, 2012 y 2013. Ya no quedan más dudas sobre la sostenibilidad de la recuperación europea.

La cuestión se plantea sobre el ritmo de la aceleración. Hay mucha demanda acumulada. Por ejemplo, si tomamos la industria del automóvil: el actual número de registros indica que la población española mantiene un mismo coche durante 30 años. No puedo creer que los españoles guarden el mismo coche por tanto tiempo. Si miramos al 2007, el registro de coches en España cae un 70%, es una cifra desorbitada. Un cambio en esta tendencia negativa contribuirá al crecimiento, sin ninguna duda”.

P-. ¿Seguiremos viendo una alta volatilidad en el mercado americano o en las bolsas emergentes como consecuencia del tapering?
R-. “Sí, probablemente. Uno debe estar preparado para un regreso de la volatilidad. Nos mostramos cautelosos en cuanto a ciertos países con bastante déficit en sus cuentas corrientes. Los países que tratamos de evitar son India, Indonesia, Turquía, y en cierto modo Brasil.

Por otro lado, uno debe tener en mente que la situación es muy diferente a lo ocurrido en 1997. En 1997, los treinta mercados emergentes en el mundo estaban en una posición de elevado déficit por cuenta corriente. Por lo que es un tema manejable. Y por otro lado, vemos que los múltiplos son muy bajos en estos países.

A largo plazo, por supuesto que el crecimiento estará ahí y de eso no hay ninguna duda. En el largo plazo, estos mercados presentan una muy buena oportunidad. Tanto los márgenes como los múltiplos son reducidos por lo que esto es bueno para el futuro. Pero, en el muy corto plazo, nos mantenemos cautelosos. Estoy convencido que a lo largo del 2014 estos mercados se volverán cada vez más atractivos y el punto de vista de los inversores en cuanto a los emergentes será menos negativo a finales de este año”.