La compañía norteamericana se mantiene alcista a nivel bursátil, mientras que ha ejecutado su adquisición más elevada de toda su historia.
General Electric está fortaleciéndose a nivel empresarial. La última muestra de esta aseveración ha sido la adquisición que ha realizado por valor de 17.000 millones de dólares de Alstom, después de la última resolución del gobierno francés, que ha aprobado el acuerdo. Se trata de la operación más cara de la firma estadounidense de toda su historia.

El director general de la compañía, Jeffrey Immelt, se impuso a una oferta de Siemens y la oposición francesa inicial. El último para llevar a buen puerto esta operación fue el accionista Bouygues, que tenía que vender un 20% al Estado francés.

Preocupado por el hecho de que las desinversiones de Alstom pondrían en peligro la independencia energética de Francia, el ministro de Economía, Arnaud Montebourg, establece el acuerdo de valores en su demanda no negociable, el 20 de junio.

Las acciones de la compañía han comenzado prácticamente sin cambios con respecto a la sesión del viernes después de conocerse el acuerdo. Los inversores no han reaccionado de ninguna forma ante esta noticia de carácter empresarial.

En este sentido, los Indicadores Premiumde Estrategias de Inversión muestran que General Electric se encuentra en fase alcista, mientras que recibe una puntuación de 8 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Este análisis técnico indica que tanto la tendencia a medio como a largo plazo es alcista, además de que el momento total rápido es positivo y el momento total lento, también. Asimismo, la volatilidad que presenta el activo es decreciente en el tiempo. Por el contrario el único aspecto negativo que resaltan estos indicadores es que el volumen es decreciente a medio y largo plazo.

Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí

Indicadores Premium General Electric