Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la situación del mercado europeo y estadounidense buscando oportunidades de inversión.


Los niveles importantes a vigilar en los principales índices europeos son los que dictamina Wall Street. Ahora mismo las bolsas europeas muestran más debilidad que la estadounidense. De hecho, el Ibex 35 ha corregido en pocos días un 5% desde máximos anuales. Si el S&P 500 consigue volver a subir y busca de nuevo los máximos históricos en 1.986 puntos, Europa dejará de caer y volverá retomar el pulso.
El Dax ha fracasado por tercera vez en su intento de superar los 10.000 puntos y, de hecho, si volvemos al ver al índice acercarse a este nivel, podríamos ponernos cortos en el corto plazo.
El S&P 500 lleva a cabo un patrón muy claro, marca nuevos máximos históricos sin un gran impulso alcista, corrige algo y vuelve a intentar otro máximo. Le hemos visto hacerlo en los 1.950, en los 1.968 y en los 1.986 puntos. Ahora podría subir hasta 1.986 puntos y desde ahí quizás se despliegue hasta los 2.000 puntos.

Esta tarde se conocerán las actas de la última reunión del FOMC y cada vez hay más voces que apuntan a un posible adelanto de la subida de tipos de interés que se justifica en los últimos datos de empleo que fueron mucho mejor de lo esperado. Las actas de hoy son de la última reunión en la que Janet Yellen rebajó claramente a la baja las expectativas de crecimiento para este año de EEUU, se mostró poco preocupada con la inflación y reafirmó que los cambios en la política monetaria estarían apoyados en el ritmo de recuperación económica. El mercado hizo una lectura más dovies de estoy y por ello Wall Street subió y el EURUSD tocó niveles de 1,37 dólares. Si hoy se hace la misma lectura de las actas, Wall Street tendrá una excusa para volver a labrarse una subida a máximos históricos. 

Alcoa ayer dio el pistoletazo de salida a la temporada de presentación de resultados empresariales con unas cuentas que superaron expectativas, pero es difícil predecir si la temporada va a ir en esta dirección. No suele haber sorpresas en las temporadas de presentaciones que conlleven un cambio de tendencia en el mercado. En general, esta temporada va a permitir que las subidas continúen en Wall Street en el corto plazo, pero no van a alimentar las fuerzas de los índices. La cabeza de tracción que tienen los bancos centrales frente a los resultados empresariales en mucho mayor.

En el mercado de divisas, es difícil vaticinar qué va a pasar en el EURUSD. Veníamos de 1,40 y acabamos tocando 1,35 gracias a las agresivas medidas del BCE. Creo que las próximas semanas el par se moverá en un lateral amplio entre 1,3520 y 1,37 dólares. No veo demasiadas razones para volver a acercarnos a 1,39 ni para perforar 1,35.

Tras el fraude de Gowex, el MAB ha perdido atractivo. Hay empresa que quieren salir de él y pasarse al Mercado Continuo entendiendo que el Continuo ofrece más seguridad y regulación, pero no debemos olvidar que también en este mercado hemos tenido casos parecidos, como Pescanova. Hay que tener claro que ningún mercado garantiza una seguridad absoluta. A corto plazo el MAB ha caído en desgracia, mientras que en el Continuo el caso de Pescanova no penalizó al resto del mercado. Pasado cierto tiempo el MAB perderá parte del estigma que tiene ahora, así como otras empresas que están viéndose penalizadas, como Carbures, que presenta una historia de éxito empresarial.

Dentro del mercado español veo oportunidades en Iberdrola, aunque hay una empresa parecida que atraviesa un momento mejor, Enagás, que creo que es la acción que presenta un mejor perfil en el Ibex 35 en este momento. Está subiendo muchísimo, recibiendo mejora de recomendaciones y es poco volátil, por lo que si las cosas empeoran no caerá con mucha fuerza.