Rafael Ojeda, analista independiente, analiza la situación de las bolsas en una semana que vuelve a ser crucial para la zona euro.  

¿Qué hay detrás de las subidas en Wall Street? ¿De un S&P 500 por encima de los 2.000 puntos?
“La bolsa norteamericana va a seguir repuntando, mientras que la europea no lo va a hacer. Tiene una tasa de paro por debajo del 6% y eso es lo que ha llevado a una retirada del QE porque entienden que su economía no lo necesita.

Europa está deprimida, al borde de la deflación. El motivo básicamente es que no está fluyendo el dinero de USA a Europa como otros pensaban”.

¿Se puede hablar, por lo tanto, de una tendencia alcista consolidada en USA?
“No debería de bajar de aquí a final de año. El 70% de las compañías han batido expectativas y la FED ha elegido un buen momento para cerrar el grifo. Los costes se están conteniendo, también por el tema del petróleo, y entiendo que USA debería seguir subiendo”.

Prácticamente el 80% de las compañías que han presentado sus cuentas en Wall Street han batido expectativas. ¿En Europa tenemos una situación completamente diferente?
“Hay que ayudar a la economía a salir de esa situación y esto es lo que ha hecho Estados Unidos. Aquí en Europa hemos hecho todo lo contrario y lo que tenemos es una economía raquítica.

Encima, los test de estrés no están bien hecho y no han servido para nada”.

El petróleo sigue cayendo y el West Texas se coloca ya en las cercanías de los 77 dólares el barril. ¿En base a qué justificaría usted esta caída?
“Estados Unidos tiene una dependencia energética muy importante de terceros países, aunque con el famoso fracking han conseguido que esa dependencia prácticamente desaparezca y esto ha alterado el mapa en cierto sentido.

La situación macroeconómica que no está para pagar el petróleo a 100/110 dólares el barril.

Y, además, los datos de China que hay que cogerlos siempre con ‘pinzas’. Si está haciendo un soft landing esto hace que también disminuya el consumo de petróleo. El tema es que a muchos países ya no les sale rentable sacar el petróleo ante una caída de precios”.

¿Cómo puede afectar el cambio de divisas a las compañías españolas?
“El tipo de cambio puede afectar de una manera muy significativa a empresas españolas cuya producción la tienen fuera. Tenemos que darnos cuenta de que nada apunta a que el dólar vaya a perder fuerza, hay analistas que incluso hablan de paridad…no creo que llegue a tanto, pero sí nos podemos ir a 1.22/1.21 con facilidad.

Gente de Inditex me comentaban el impacto tremendo que habían tenido en sus cuentas el efecto de cambio en Japón”.

¿Cree que la consulta oficiosa del 9-N puede generar volatilidad el lunes en el mercado?
“No, no lo creo”.

Apple y Microsoft pagan este mes dividendo. ¿Se encuentran al mismo nivel que el español?
“Suelen bastante más rácanas que las compañías europeas a la hora de remunerar al accionista. En su mentalidad está en que con ese dinero harán crecer a la empresa y el accionista tendrá una rentabilidad superior. El inversor europeo lo entiende peor. Además, las compañías estadounidenses son más grandes y necesitan ese dinero para crecer.

Apple es una compañía que durante muchos años no ha remunerado a sus accionistas y necesitaba ese dinero para crecer. Ahora ya no se justifica…”.