Robert Casajuana, economista y director de inversiones institucionales de SLM, habla sobre la situación en la que se encuentran los mercados actualmente y cuáles son las mejores maneras para capear este temporal. 
 
¿Cree que los índices han tocado fondo?

Con las bajadas que hemos visto en este inicio de año tan terribles creo que las caídas ya son de una cierta intensidad y quizá en Europa con caídas que pueden ir del 12% al 16% de media creo que no deberíamos esperar muchas más bajadas adicionales. Quizá en momentos puntuales sí. Siempre que no saliera algún tema muy difícil. Pero si vemos las caídas de ahora en Europa no veo mucho más margen de caída pero en Estados Unidos sí. En Wall Street los índices han caído menos. Salvo el Nasdaq que sí que ha notado mucho el sector tecnológico, pero en S&P 500 y Dow Jones sí podríamos ver unas caídas adicionales porque han aguantado mejor que los europeos. En Estados Unidos puede haber caídas aún del 8% y del 10%. En Europa creo que como máximo con un 5% nos deberíamos detener.

Hemos visto que con estas caídas el dinero ha ido al oro, al yen, al bund… ¿Es momento de buscar algo de refugio o podemos iniciar compras en renta variable?

Refugios que podemos tener estar en este tipo de activos en este momento es un acierto. Hay que destacar que el oro se ha revalorizado más de un 12%. Eso es una señal que no es demasiado positiva, porque significa que realmente los nervios del mercado se están notando. Parece que hay más nerviosismo que en agosto y eso es una señal que el mercado aún está muy tenso. Entonces, por otro lado, tenemos los fundamentales de las economías que en líneas generales y salvando algunas excepciones difíciles como Rusia o Brasil está mejorando. Pero actualmente el mercado está en ese modo de nervios. Se está desacoplando de lo que es la economía global, hay mucha tensión, y en los próximos días no creemos que esa tensión vaya a desaparecer. Por tanto, en estos activos el refugio es una buena línea. Para entrar otra vez en renta variable esperaría a que en Estados Unidos lleguen unas bajadas adicionales, y cuando salga esta niebla de los mercados y se vean los fundamentales de algunas compañías que gracias a este entorno bajista del mercado actualmente puedan tener descuentos buenos. Compañías con PER de 10 veces serían compañías para comprar, pero sin ningún tipo de prisa.

La incertidumbre ha deprimido, más si cabe, las rentabilidades de los bonos (muchos de sus tramos en negativo). ¿Se podría hablar de cierta burbuja en este mercado?

Los bonos, y más cuando tenemos una inyección monetaria en varias economías de importancia capital como Reino Unido, Europa o Japón, es un refugio porque van soportadas por el riesgo del mercado y además tenemos los grandes bancos centrales. Si los Bancos Centrales están en la línea de rebajar esta inyección monetaria ahí tenemos que tener más cuidado. Así sí que se podría pinchar la burbuja. Pero por desgracia no creo en el corto plazo y en el medio plazo tengamos una salida de la expansión monetaria. Recordemos que EEUU estuvo muchos años inyectando liquidez. No creo que haya un riesgo de burbuja dentro de la parte alta del high yield y de los soberanos.

El sector financiero ha sido otro de los grandes penalizados. Deutsche Bank incluso se ha comparado con Lehman Brothers. ¿Cuál es su opinión?

A mí solo el hecho de que se haga la pregunta, de que se comente el paralelismo, ya me asusta. No son afirmaciones que ayuden a calmar los mercados. Deutsche Bank, y leo el informe reciente, dice que en 2016 su capacidad de pago será aproximadamente de 1.000 millones de euros. Por estos datos no parece que tengamos un problema como el de Lehman Brothers. Aunque sí que es cierto que si vemos los seguros de impago de Deutsche Bank (CDS) desde el 14 de enero, el incremento del coste para asegurar los bonos de Deutsche Bank ha subido un 127%. Es muchísimo y eso es una mala señal. Si hay más demanda para cubrirte es que hay más incertidumbre por el pago. Por otro lado, se suele decir que cuando oficialmente se niegue una realidad quiere decir que esa realidad está más cerca. Entonces, hay datos para seguir muy de cerca a Deutsche Bank, pero creo que la situación del sector financiero internacional está mucho más saneada que en 2008. Si los bancos tuvieran activos tan tóxicos como en ese año quizá ahora estuviéramos hablando de una situación como en 2008. Pero el sector financiero internacional ha tenido una serie de reestructuraciones y mejores en balances. Creo que el sector financiero está más sano que en 2008 con lo que no veo un default de Deutsche Bank al estilo Lehman Brothers.

Se habla de que esta crisis es la misma que la del 2008 pero en una fase distinta. ¿Lo cree así? En caso de que sí, ¿qué fase cree que vendrá después?

Creo como dije hace un momento que sea la misma situación que 2008, que sin duda el efecto de ese año y los coletazos de la crisis aún los estamos notando. Cuando las economías han estado muy apalancadas en el momento en el que los fundamentales de esas economías empiezan a mejorar, el crecimiento empieza a mejorar, tú no notas inmediatamente una aceleración en los ritmos de crecimiento a través del consumo interno. Si vienes de altos niveles de endeudamiento, ese apalancamiento importante de las sociedades la gente lo que hace es mejorar su situación de apalancamiento y en vez de consumir de manera desaforada lo que hace es obtener esta mejora en salarios, en márgenes y en crecimiento de los países para reducir la deuda. Eso es positivo porque estás reduciendo los márgenes, pero es negativo porque estás haciendo que el crecimiento de algunas economías que iba a ser del 4% sea del 2%. Entonces ese apalancamiento nos evita crecer a un ritmo más alto pero no creo que nos encontremos en la misma situación del 2008. Veníamos de burbujas y ahora burbujas hay pocas. Sí que es cierto que en la deuda del high yield los precios en algunos casos sí que se han descontrolado más, pero no creo que haya tantas burbujas ni mucho menos como teníamos en 2007 o 2008.

¿Los mercados son capaces de resistir nuevos episodios de volatilidad como los que hemos visto en China?

Los mercados son capaces de aguantarlo todo. Obviamente la volatilidad de 2015 ya fue superior a la del 2014. La de 2016 ya anunciamos que la tónica de enero y febrero no será la tónica de todo el año, pero sí será la tónica de algunos momentos puntuales del año. Durante el año el camino será muy tortuoso, pero en la medida que no gire la mejora progresiva de economías tan importantes como Estados Unidos, como la Eurozona, como Reino Unido o como Japón, no creo que los mercados tengan margen elevado de bajadas importantes del estilo de otro 15% o del 20%. Pero desgraciadamente no es fácil dar estas previsiones con la que está cayendo.

¿Cómo cree que podemos sacar partido a esta situación?

La primera cosa que deberíamos hacer, los inversores que están invertidos, es mantener la calma. Es decir, las carteras si están bien estructuradas irá bien. Si el asesor lo ha estructurado de un modo eficiente yo no haría demasiados cambios y aguantaría el chaparrón. Si salimos ahora y nos coge los nervios o la ansiedad iremos con el paso cambiado. Saldremos a valores bajos, puede que baje algo más y nos parecerá que lo hemos hecho muy bien, pero en el momento que haya un rebote que lo habrá durante el año y de una cierta intensidad estaremos fuera. Por tanto, habremos sufrido la bajada o parte de la bajada y no aprovecharemos la subida. De esta manera si las carteras están estructuradas las mantendría tal como están. Eso no quita que hagamos algún movimiento táctico en este momento y en este año  que tienen que ser ágiles y versátiles. Por ejemplo, si queremos aprovechar la volatilidad habrá que aprovechar las subidas o aprovechar las bajadas. Si vemos que los CDS de algunos bonos se están moviendo con mucha velocidad y los movimientos son intensos también podemos aprovechar a comprar CDS no para cubrir el bono sino para buscar esas ganancias adicionales. Se puede aprovechar algunas compañías que han tenido bajadas intensas por sus fundamentales. Hay que aprovechar las compañías que tienen buenos fundamentales. Una de ellas es Gamesa. Yo Gamesa la daba como posible compra cuando estaba en 14,22. A pesar de estas caídas intensas, el 29 de enero vio una subida espectacular. Aprovechar estos movimientos  no está de más.

“Creo que el sector financiero está más sano que en 2008 con lo que no veo un default de Deutsche Bank”