Las fuertes subidas en los últimos años de acciones con PER desorbitados han hecho que muchos expertos piensen que en muchos casos, ese ratio no es aplicable a la hora de hacer un análisis fundamental adecuado.

Vemos que en estos momentos en la bolsa estadounidense hay acciones con un PER de más de 10.000 veces, es decir, que se necesitarían los beneficios de 10.000 años para pagar la acción de esa empresa. (Ver: Empresas con el Per más loco del NYSE).

Normalmente se trata de acciones pocos conocidas, aunque hay títulos en los que los inversores han apostado con fuerza en los últimos años, como LinkedIn, cuyo PER hace sólo un par de años llegaba a superar las 1.000 veces. (Ver: LinkedIn, los analistas se alejan del sentimiento del mercado).

Con la aparición de acciones tecnológicas asistimos a algo que dificultaba mucho su labor a los analistas y la toma de decisión de los inversores. Por ejemplo, ¿Qué opinamos de una empresa que, como Amazon, decide destinar todo el dinero que entra en su caja en el futuro y que tienen un PER de 500 veces?

Para estos valores los analistas usan otros ratios que tienen en cuenta la capacidad de crecimiento de las compañías. En este caso nos fijamos en el ratio PEG, que no es otra cosa que el PER partido por la tasa de crecimiento del beneficio.

Cuando repasamos el PEG de todo el S&P 500 nos encontramos con algunas observaciones significativas. El PEG de Amazon quedaría en algo más de 3 veces y el de Linkedin esta medida sería de algo más de 2,3 veces.

¿Qué significa esto?

Los economistas aseguran que un PEG por encima de 1 vez implica sobrevaloración del título analizado, y viceversa.
En realidad en el S&P 500 hay tan sólo una cincuentena de compañías que cotizan con un PEG inferior a 1. Es decir, bajo este criterio, sólo un 10% aproximadamente del selectivo estaría cotizando con valores atractivos. Y eso que muchos analistas esperan que la bolsa estadounidense continúe subiendo en lo que queda de año.

Con todo, la compañía que resultaría mejor valorada con este sistema no es otra que Freeport McMoran, que tiene un PER de 13 veces –inferior a la media del mercado- y un PEG de 0,33.

Destacan las valoraciones de General Motors, con un 0,48 o Morgan Stanley, con un 0,45 o Tesoro Corp con 0,39.

No sorprende, quizá, después de las fuertes subidas de las acciones de Facebook o TripAdvisor que presenten ratios por encima de 1.

Sin embargo, resulta realmente sorprendente que un sector como el de la biotecnología tan denostado últimamente por algunos inversores que creen que cotiza con múltiplos muy elevados, tenga algunas acciones con PEG por debajo del 1.

Es el caso de Gilead Sciences, que es la segunda empresa que tiene una mejor valoración en el S&P 500 bajo este criterio, en concreto 0,36. Su PER, no obstante, tras las caídas de la bolsa y las perspectivas de beneficio está también en 13 veces, por debajo de la media.

Sucede lo mismo con Forest Laboratories que con un PER de 26 veces –muy por encima de la media- y con un PEG de 0,577.

Una situación parecida a la de Celgene, que tiene un PER de 21 veces y un PEG de 0,814 o con Alexion Pharmaceuticals. En este último caso, su ratio precio/ beneficios es de 34 veces, aunque mantiene una buena valoración, si se le añade el requisito del crecimiento de beneficios. En este caso, su PEG queda en 0,94.

biotecnológicas


Pincha aquí para recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.