Gisela Turazzini, cofundadora de BlackBird analiza los pros de la puesta en marcha de un programa de flexibilización monetaria - QE a la europea - y las oportunidades de inversión que eso dejará en los mercados.  


En este punto nos preguntamos si seguirá mareando la perdiz o se centrará en las políticas cuantitativas que expondrá. El QE llegará al mercado, tiene pocas posibilidades de no hacerlo. La FED era distinta porque también controlaba el crecimiento pero el BCE tan sólo regula los precios. Con esto quiero decir que el mandato del BCE, al ser la inflación, tiene que aplicar medidas de expansión monetaria. No estamos muy de acuerdo porque lo que han hecho bien en Europa es la puesta en marcha de reformas estructurales aunque no han acabado de conseguir que la economía despegue. Lo que quieren es que el consumidor tenga un mayor poder adquisitivo a través de la reducción de la deuda, beneficios de los planes de pensiones, caída de los precios…con lo que sí fomentarán el consumo pero no se hará a través de un crecimiento lógico, que es vía crecimiento de empresas e inversiones.

Es importante para los mercados el QE. Hemos visto qué reacción han tenido los distintos mercados a estas políticas de expansión monetaria. La intención es que los bancos mejoren su Core Capital, lo que les dará mayor poder para la expansión crediticia, tanto privada como pública. Es importante porque habrá un alivio para el mercado. El consumidor ve que sus planes de pensiones suben, si nivel adquisitivo también y esto le lleva a consumir más. Pero hemos visto en EEUU que esta inyección monetaria no ha llevado parejo un saneamiento e real de la economía. Creemos que en Europa puede haber subidas del 20-25%, sin llegar a las subidas que mostró EEUU, porque en 2009 estaban muy infravalorados los activos.

Sobre las decisiones de bancos como el de Suiza y  Dinamarca, Turazzini reconoce que "este baile de bancos centrales nos ha traido muy de cabeza. Consideramos que el euro es un enemigo muy duro. Cada banco central tiene sus motivos pero da la impresión de que hay gato encerrado, creo que tenían mucha participación en euros y han querido deshacerse de ello. Como economistas no estamos a favor del intervencionismo pero hay inversores que creen que el franco suizo tienen mucho potencial. Es importante tener en cuenta que el baile del franco suizo puede perjudicarles porque el euro no es un buen enemigo.

Vemos muchas oportunidades de inversión y la bolsa española es un mercado que nos gusta y creemos que tiene margen de subida. Tenemos el petróleo, que está presionando a la baja a algunos índices, pero también otras materias primas como el oro o la plata. En este sentido, podríamos entrar en banca en un posible QE porque mejorarán su core capital y concederán más crédito a la economía doméstica. Nos gusta Sabadell o Caixabank. Bankinter lo puede seguir haciendo bien pero vemos más potencial de revalorización en Sabadell. En los grandes hemos visto mucho movimiento pero si no hubiera ninguna noticia rara, siempre seguirán siendo una buena oportunidad. La entrada de Ana Patricia Botín es positiva y si vuelve a implantar un tipo de gestión como la que hizo en Banesto, puede beneficiar mucho a Banco Santander, que lo hará mejor que BBVA.
Si buscamos un plano de consumo nos gusta NH, Sol Meliá… que se pueden ver beneficiadas. Vamos a ver si OHL y DIA cambian su tendencia bajista y estamos muy positivo en constructoras, que también se verán beneficiadas.

Además estamos posicionados bajistas en el euro.