Adrian Bender, especialista en Renta Fija Global de Amundi Asset Management, explica la situación por la que atraviesa el ala más conservadora de los fondos de inversión. 

Es una cuestión inevitable. ¿Cree que es el fin de la tendencia alcista en el mercado de bonos en prácticamente todo el mundo?
“Hemos visto a un mercado alcista de bonos durante los últimos treinta años y como inversor de renta fija he estado atento al nivel de crecimiento y de inflación.

En este momento, entendemos que se está produciendo una aceleración del crecimiento global, así como una inflación que presiona ligeramente a las economías con lo que esperamos es un poco menos de respaldo por parte del mercado de bonos comparado con lo que hemos vivido en el pasado. Sin embargo, países diferentes se moverán a diferentes velocidades también; algunas economías están creciendo a un ritmo más elevado que otras y también hay diferentes fases dentro del mercado de bonos.

En este momento, desde el punto de vista direccional de infraponderar el mercado de bonos, no nos gusta particularmente este apartado, pero estando invertidos preferimos el bund alemán frente al Tesoro estadounidense basándonos de la idea de que la economía americana está yendo más rápido que la europea y esperamos mayor inflación en Estados Unidos.

En último término, el Banco Central Europeo se está comportando algo menos ‘hawkish’ (halcón) que la Reserva Federal con lo que esperamos una rentabilidad superior del bund que del bono estadounidense”.

¿Qué opinión le merecen los bonos de la periferia europea?
“En este momento, permanecemos desde hace mucho tiempo en los bonos periféricos de España e Italia, prefiriendo España entre ambos países al tiempo que los bonos se mantengan a niveles tan bajos como los actuales por lo que los inversores, en mi opinión, seguirán comprando bonos españoles e italianos”.

¿Cuál es la previsión que maneja para el mercado de divisas, especialmente para el euro?
“En este momento estamos positivos sobre el dólar americano. La economía americana se está comportando mejor que otras y mejor que la economía japonesa con lo que esperamos alguna medida expansiva por parte del BoJ lo que debilitará algo más al yen.

El euro se ha beneficiado de los flujos de capital y de la mejor negociación con muchas personas comprando ‘euros’. Lo que esperamos es que se debilite ligeramente contra el dólar. Sin embargo, observamos un mejor momento en la libra esterlina dado que la economía británica lo está haciendo extremadamente bien comparado con la europea lo que le da un importante apoyo para seguir en esa dirección”.

¿Dónde observa oportunidades de inversión?
“Como nos movemos en un campo muy movido, tanto en crédito, divisas, bonos globales, volatilidad, etc., es necesario adoptar una buena organización para ser capaz de lidiar con todo ello.

Lo que nosotros hemos hecho es encontrarnos todos en Londres, no ya en el mismo edificio, ni el mismo piso, sino en el mismo escritorio con todos los especialistas en crédito, en deuda emergente o gubernamental, en divisas… Todo el mundo sentado alrededor de la misma mesa compartiendo ideas sobre lo que está sucediendo en los mercados y para nosotros es esencial tener a todo el mundo trabajando juntos”.