Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza la actualidad del mercado europeo, americano y de materias primas y divisas. 

El Ibex 35 no sale del lateral en el que lleva inmerso meses. Teniendo en cuenta la situación política del país, ¿cree que podrá haber rally de final de año?

El Ibex 35 ha tenido una serie de eventos que han hecho que no arranque. Además, tiene una divergencia con la mayoría de los índices europeos, los cuales ya van por el retroceso de Fibonacci del 61,8% de todo el movimiento de caída que se produjo en agosto, mientras que el Ibex 35 no llega ni al retroceso del 50%. Este nivel de 50% de retroceso de Fibonacci coincide con los 10.430 puntos y, si se sitúa por encima podríamos plantearnos un rally. Hay que tener en cuenta que está cotizando con volatilidades diarias del 20% justificadas por las elecciones, el terrorismo, Abengoa.

¿Qué perspectivas tienen el CAC y el Dax?
La política monetaria va a ayudar sobre todo a las compañías alemanas y, en este sentido, creo que sí podremos ver al Dax alcanzar los máximos de agosto.

El CAC está en la misma situación, aunque en Francia hay mayor inestabilidad por los atentados. Hay que tener en cuenta el nivel de stop en 4.845 puntos, que representa el 61,8% de retroceso de Fibonacci para posiciones alcistas de aquí a final de año.

Estamos pendientes de la subida de tipos en EEUU. ¿Cómo ve al S&P 500 de aquí a final de año?
La renta variable americana lo va a hacer bien de aquí a final de año, tanto S&P como Dow Jones, a pesar de la subida de tipos y, es que, el sector bancario pesa mucho y va a tirar mucho. El índice KBW, que mide el sector bancario americano, acumula una revalorización del 12% desde los mínimos de agosto. La banca se va a ver beneficiada de la subida de tipos, liderada por Morgan Stanley. También tenemos el sector de salud y sanidad, que tirará de los índices. Por ello, aunque en un primer momento haya recogida de beneficios tras la subida de tipos, después los índices lo van a hacer bien. A los que les va a afectar negativamente es a sectores como el textil, el exportador y el turismo por la subida del dólar.

Abengoa ha caído de forma brutal ante la previsión de que presente la solicitud del preconcurso de acreedores. ¿Qué futuro le espera a la compañía?
Cuando hablábamos de Abengoa ya desde hace meses venía alertando de que había que ser prudentes porque su situación era muy complicada. Desde un punto de vista personal, creo que al Estado y, sobre todo, a los bancos, les interesa encontrar comprador, por lo que puede haber alguna posibilidad de que la empresa se salve, si no, estaríamos ante la mayor quiebra de la historia de España.



¿Qué se le puede decir al accionista?
Los pequeños accionistas deben tener siempre una inversión en base a fundamentales y una gestión monetaria adecuada y stop loss concretos. El problema es cuando dejas correr las pérdidas, como puede ser el caso de Abengoa. Quien esté “pillado”, poco puede hacer. La situación es muy complicada y es posible que consiga una quita o una refinanciación, pero es un escenario muy complicado. Además, el último que va a cobrar en caso de quiebra va a ser el accionista. Entre tanto, vamos a seguir viendo movimientos complicados en el valor y me parece comprensible que hayan decidido sacarla del Ibex.

¿Cómo le puede afectar a los bancos como Santander, Bankia, Caixabank… que tienen exposición al capital de Abengoa?
Si quiebra y no cobran, no es algo positivo. Casi todos los bancos tienen exposición y si quiebra no es positivo para ningún acreedor.

¿Qué espera del petróleo y el oro en próximos meses?
Muy a mi pesar, porque no creo que sea bueno para la economía mundial, podríamos ver precios del petróleo por debajo de 40 dólares, ya que no bajan los inventarios y la OPEP no está por la labor de bajar la producción. Así que, el petróleo podría seguir cayendo en el primer semestre.

Además, la subida de los tipos en EEUU va a depreciar las divisas emergentes, lo que no va a favorecer a las materias primas. En conjunto el sector de las materias está tocado y en caída libre.

Respecto al oro, al ver subidas de tipos en EEUU podríamos ver caídas.