Falta un día para saber si Madrid recogerá o no el testigo de los juegos olímpicos. Un evento que no sólo traerá turistas – principal atracción del evento- sino que eso se convertirá en un benefició económico no sólo para la propia ciudad sino para muchas de las compañías relacionadas con ello. Aunque Madrid presume de tener el 80% de las infraestructuras necesarias, todavía queda el 20% restante. Constructoras, aerolíneas, hoteleras e incluso medios de comunicación miran de reojo a un evento que podría otorgarles un plus hasta ahora no previsto.


El único referente que tenemos en España de unos Juegos Olímpicos es Barcelona. Ha pasado tiempo desde que, en 1992, la Ciudad Condal fuera elegida como sede de las olimpiadas. Y sin embargo, el coste que asumió entonces no es ninguna migaja. Según quién haga las cuentas, entre 6.000 y 10.000 millones de euros fue el gasto que tuvo que asumir entonces la ciudad catalana, destinando en torno al 60% a obra civil y el 10% para instalaciones deportivas. A día de hoy todavía no se sabe a ciencia cierta el beneficio que dan unos juegos olímpicos. El estudio de Flyvbjerg y Stewart (2012) reconoce que el olímpico es el proyecto más imprevisible del mundo porque del sobrecoste de las obras suele ser enorme. En el caso de Montreal, uno de los más desastrosos de la historia – la cuidad tardó 30 años en pagar su deuda- los costes se dispararon un 796% respecto a lo presupuestado. Barcelona se alejó un 417% de lo previsto pero el desarrollo posterior de los hechos ha sido bueno en tanto que en  Atenas, que tuvo unas deudas de más de 9000 millones como consecuencia del evento, contribuyeron a la quiebra del país. Este último se enfrenta a su tercer rescate. También hay casos positivos, como el de Tokio de 1964.



La situación de Madrid es algo diferente: cuenta con el 80% de las instalaciones necesarias ya construidas además del reciente soterramiento de la M-30 y la ampliación del aeropuerto y la red de Metro. Las obras no han sido gratis: el ayuntamiento de Madrid cuenta con cerca de 7000 millones de euros en números rojos, el más endeudado de España. Pero eso de estar en la capital durante unos juegos olímpicos, da mucho glamur. ¿Qué más da lo que nos endeudemos? Otro punto a destacar: Madrid tiene el presupuesto más bajo de los tres competidores. 1516 millones de euros frente a los 13.000 millones de Estambul o los 3400 millones de Tokio. Hay que ser optimista y pensar en los beneficios que podrá reportar un evento de este tipo. El ayuntamiento de Madrid ha cifrado el impacto económico del evento en 3500 millones de euros que también caerán, en buena medida, en el resto de España. Además es un acontecimiento que cuenta con el apoyo de un 80% de los ciudadanos.

De los beneficiarios – dejando a un lado la clase política – hay determinados sectores que se verán favorecidos en caso de que Madrid sea seleccionada. Los informes hablan de la creación de 75000 puestos de trabajo y atraerían a 800.000 visitantes adicionales que estarían dispuestos a gastar unos 600 millones de euros. Y la estela se extendería durante los cinco años siguientes. Constructoras, aerolíneas, hoteleras o medios de comunicación son algunos de los sectores que podrían “enganchar” un beneficio extra. Pero ¿cuáles son las mejores opciones en este momento?

Constructoras y aerolíneas, las más beneficiadas


Los expertos reconocen que el hecho de que falten unos cuantos años para el evento hace más propicio para constructoras recoger a corto plazo la buena noticia. Gisela Turazzini, cofundadora de BlackBird explica que “el sector constructor especialmente las infraestructuras le irían muy bien a España, puesto que permitiría reactivar el mercado laboral con uno de los sectores más importantes de España y nos daría tiempo a cambiar el modelo económico del país”. Sin embargo no podemos negar que las compañías constructoras tienen problemas de deuda, por lo tanto, “deberíamos de ser selectivos a la hora de escoger aquellas compañías mejor posicionadas para poder desarrollar proyectos de importante magnitud”.

Dice David Galán, director de análisis de Bolsa General que una de las posibles beneficiadas sería ACS “por el más que probable aumento de las infraestructuras y buen posicionamiento de la compañía”. Eso sí, el valor lleva mucha subida, dentro de un canal alcista muy claro, "y que venimos siguiendo desde hace meses en Bolsa General. Clara y fuerte tendencia alcista. Las Olimpiadas en Madrid, podrían ser la gasolina necesaria para continuar el rallie alcista”.

Gráfico de ACS


Turazzini explica que “ya que la compañía tiene unas buenas perspectivas de crecimiento y un nivel de deuda controlado. Técnicamente el valor sigue cotizando en una importante tendencia alcista y estaríamos en el valor mientras siga cotizando por encima de los 20€ por acción”. Es la resistencia, precisamente, el principal handicap del valor. Manuel Chacón, director de análisis de Iriondo Inversiones reconoce que "se ha topado recientemente con una resistencia importante en las inmediaciones de los 23 euros, hecho por él cual, se ha visto empujada hacia abajo, es decir, se ha producido importantes ventas de papel". La tendencia de medio plazo es alcista y nos gusta, pero "prevemos que es con un carácter más especulativo que de conservadurismo puro y duro. Creemos que es muy probable que antes intente realizar una corrección en onda c hacia niveles de 21 euros aprox. Si este nivel de soporte no fuera suficiente para contener las ventas, es muy probable que se extienda dirjiendose a la zona de los 19 euros, importantísimo nivel de soporte de corto plazo. Mientras respete éste, es muy probable que intente alcanzar nuevos máximos anuales, toda vez, eso sí, cierre por encima de los 23 euros con la compañía de volumen y momento".

Y dentro del sector de las aerolíneas, IAG sería otra clara beneficiada “por el aumento de turistas a la capital de España. Podemos ver “cómo tras cumplir una clara figura de doble techo se encuentra intentando retomar la senda alcista, tras apoyarse en la directriz alcista principal, que viene respetando desde finales de 2012. De celebrarse las Olimpiadas seguramente lo recibiría con subidas en bolsa, al menos en la primera reacción el lunes”, reconoce Galán.

Gráfico IAG



Sobre el sector hotelero, hay posiciones enfrentadas. En concreto, las que pesan sobre NH Hoteles. Dice el experto de MG valores que el valor “no da muestras de recuperación sostenida. Hay una incipiente mejoría en su negocio pero el mercado no parece confiar todavía”. Sin embargo, los indicadores técnicos parecen decir lo contrario. El valor tiene una puntuación de 8 – sobre un máximo de 10- y presenta una tendencia alcista que sólo se podría ver enturbiada por un volumen de medio y largo plazo decreciente. El experto de Iriondo Inversiones reconoce que "la cuestión es que las constructoras tendrían mayor recorrido porque creo que no es lo mismo unas obras "faraónicas" en unos cuantos de años que un hotel que solo llenará plazas limitadas durante un periodo de tiempo limitado del mismo modo las aerolíneas.vuelos regulares pero limitados en un tiempo, es decir, si hubiera rebotes en estas, yo personalmente creo que serían de más corto plazo y especulativos"

Gráfico NH Hoteles


Aunque la pública será la que emita gran parte de los contenidos sobre el evento, parte de las cadenas privadas también podrían llevarse parte de la audiencia. Entre Mediaset y Atresmedia, los expertos se quedarían con la primera pues “aunque ambos valores están alcistas, el segundo técnicamente tiene una sobrecompra excesiva que debería corregir”, explica Turazzini.