El encuentro de Jackson Hole no revelará cuándo la Reserva Federal subirá de nuevo los tipos de interés. Pero podría revelar qué piensa la Fed sobre hacia dónde se dirige Estados Unidos en el largo plazo.
 
 
 
Las cosas se han movido bastante desde que Jackson Hole comenzara como un pequeño encuentro sobre economía agrícola. Ahora es una reunión importante de las elites de los bancos centrales donde se han anunciado algunas de las grandes decisiones políticas de los últimos años. El tema para este año (suena un poco seco) es “Diseñar marcos de política monetaria resistentes para el futuro”. Es un momento oportuno para que la Fed refleje qué hará en los próximos años.
 
Los datos económicos son volátiles pero Estados Unidos se ha recuperado de la crisis financiera a todos los efectos. El desempleo es bajo y los salarios están comenzando a crecer. Así que la Fed ha cumplido ampliamente sus objetivos. Pero se ha necesitado un gran esfuerzo. Y el hecho de que los tipos de interés muy bajos han requerido mucho tiempo apunta a emisiones a más largo plazo hacia las que la Fed está prestando más atención.
 
El problema puede enmarcarse en torno al debate del estancamiento secular. Es un concepto relativamente ambiguo que diferentes personas interpretan de diferentes maneras. Pero, hablando ampliamente, la idea es que ha habido un profundo cambio estructural en la economía. Y esto significa que la tasa de crecimiento potencial de la economía será mucho más baja en el futuro (la versión de la oferta), o que la economía luchará para crecer en línea con su potencial, independientemente de cuál sea el potencial (la versión de la demanda).
 
Las implicaciones de cada forma de estancamiento secular son sutilmente diferentes. Pero ambos implican que los tipos de interés que considerarían ‘normales’ serán más bajos en el futuro de lo que han sido en el pasado. La Fed ha llegado ahora a la conclusión de que estos tipos de interés normales, o los tipos de equilibrio, necesitarán ser más bajos de lo que han sido en el pasado. Lo que es una aceptación tácita de que Estados Unidos está en medio de una especie de estancamiento secular.
 
El presidente de la Reserva Federal de San Francisco, John Williams, acaba de publicar un informe que ayuda a movilizar el debate desde si se está produciendo un estancamiento secular hacia qué hacer con este hecho.  Primero argumenta que la política fiscal debería aplicarse como una vía para estabilizar más la demanda. Esta es generalmente obviada como herramienta para gestionar la demanda por algunas preocupaciones (equivocadamente) sobre la “sostenibilidad fiscal”, y el consenso anterior a la crisis sobre que la política monetaria en su totalidad es mejor herramienta. Pero la política fiscal tendrá algo que hacer en donde la política monetaria no puede en un mundo de tipos de interés permanentemente bajos.
 
En segundo lugar, argumenta que la Fed debería tener un objetivo de inflación más elevado. Unas expectativas de inflación más elevadas empujarían los tipos de interés de equilibrio. Esto también implicaría una política propia de la Fed de tipos de interés más elevados y que les daría más margen para recortar cuando sea necesario.
 
Finalmente, sugiere cambiar la forma en que funcionan los objetivos de inflación. Bajo esta tesis, la Fed fijaría su política para intentar lograr una tasa de crecimiento constante a largo plazo. Harían esto estableciendo sus políticas en el futuro para compensar si el crecimiento ha estado por encima o por debajo de la tendencia en el pasado. Esto haría a la Fed más acomodaticia en una recesión y podría flexibilizar la política monetaria para moverse a través del ciclo económico incluso si los tipos de interés de equilibrio son permanentemente bajos.
 
Ninguna de las ideas de Williams es ahora particularmente radical o está en camino de ser adoptada en un futuro próximo. Pero son algunos de los temas que se discutirán en Jackson Hole. Como tal, son temas sobre los que los legisladores de la Fed quieren hablar y piensan que son importantes. Esto también los hace importantes para los inversores. Ellos también son sensibles. Williams tiene razón en que la política fiscal debería desempeñar un papel más importante. Los bancos centrales, los inversores y más o menos todo el mundo aparte de los encargados de la política fiscal lo han estado diciendo durante muchos años. El exceso de confianza en la política monetaria ha producido una decepcionante lenta recuperación en las economías avanzadas.
 
Jackson Hole podría no revelar cuándo se va a producir la próxima subida de tipos de interés pero ayudará a guiar el entendimiento de los inversores sobre qué hará la Fed durante la próxima década y en adelante.
 
Luke Bartholomew, gestor en Aberdeen AM