En estos momentos las empresas americanas  tienen en sus cajas más de 1,5 billones de euros. Una cantidad inmovilizada que usan mayoritariamente para recomprar acciones y repartir dividendos. Una muy pequeña parte de ese dinero se invierte en el negocio. ¿Y si la situación cambiase a partir de ahora?
 
Un informe de la agencia de calificación crediticia Moody’s cifraba la caja que tienen las compañías americanas a esa fecha en 1,7 billones de dólares, (1,5 billones de euros).  De esa cifra, alrededor de un tercio, algo así como toda la riqueza que genera la economía española en un año, alrededor de 500.000 millones de dólares, estaba en los apuntes de cinco empresas: Apple, Microsoft, Alphabet, Cisco y Oracle. En realidad, un 46% del dinero que tienen las compañías en tesorería pertenece al sector de la tecnología.
 
Durante los años de la crisis y del QE hemos asistido a situaciones que solo unos ejercicios antes hubieran parecido insólitas; las empresas no dedicaban este dinero a invertir en el negocio, ya que la demanda de los consumidores siguen sin despegar con fuerza. En Estados Unidos la mayor parte del dinero que generan las empresas ha estado enfocado en un gran porcentaje a mejorar la retribución de los accionistas, fundamentalmente recompras.
 
Hay firmas como Goldman Sachs que aseguran que si no fuese por las recompras de acciones, no habríamos asistido a las subidas de las bolsas en los últimos años. En 2016 las empresas del S&P 500 podrían gastar unos 600.000 en retirar acciones del mercado, lo que incrementa invariablemente el beneficio por acción de los propietarios de las empresas.
 
Por otro lado la facilidad del acceso a la financiación a buenos precios que ha proporcionado los distintos programas de expansión cuantitativa de la FED (QE), han permitido que las empresas se endeudaran prácticamente gratis, con lo que el dinero que tenían en la caja estaba mejor ahí. Quizá por eso en este tiempo también ha aumentado hasta 6,6 billones de dólares, según los cálculos de Moody’s. 
Sin embargo la recuperación del consumo en EEUU y la posible subida de tipos que puede producirse en los próximos meses podría poner un punto y final a esta tendencia. 

¿Qué podría pasar si las compañías americanas pusieran a trabajar todo ese dinero?

Lo que se espera es un aumento de la inversión productiva (CAPEX) y de las operaciones corporativas. En los últimos meses hemos asistido ya a varias operaciones corporativas en distintos sectores como el de farmacia, o el tecnológico, como la adquisición de LinkedIn por parte de Microsoft previo pago de algo más de 23.000 millones de dólares.
 
Esta misma semana  hemos conocido que habría interés en hacerse con Twitter, a pesar de que la empresa no levanta cabeza en bolsa y es incapaz de monetizar su masa de usuarios, al contrario que ocurre con Facebook, por ejemplo. La empresa quiere 30.000 millones de dólares por su negocio y a la espera de que digan que sí, hay empresas que están interesadas, cualquiera que se a la razón.
 
Algunos expertos dicen que podríamos asistir a un cierto repunte del crecimiento de la economía. Por otro lado, la propia FED insiste en que la recuperación total necesitaría un aumento de la inversión en bienes de equipo, algo que no ha ocurrido aún. 

Los expertos de Moody’s aseguran que este año podríamos ver un descenso de CAPEX de entre el 6 y el 8%, aunque gran parte de ese dinero que no se va a invertir procede de las empresas de energía.  Sin ese sector, la cifra podría ser positiva. ¿Quizá por eso hemos visto caídas del dinero destinado a recompras en el segundo trimestre?
 
Con todo, hay que tener en cuenta que las grandes multinacionales americanas tienen 1,2 billones de dólares en el exterior. Un dinero con el que no cuentan, ya que su repatriación conllevaría el pago de un 35% de impuestos. Es decir, que será difícil verlas sacar todo el dinero.
 
El mayor ejemplo de caja secuestrada en el exterior es Apple. El fabricante de iPhone es la empresa con mayor tesorería, alrededor de 215.000 millones de dólares y más de un 93% de esa cifra está fuera de Estados Unidos.
 
La segunda empresa con más caja es Microsoft, que posee una caja de 215.000 millones de dólares. Le sigue Google con unos 73.000 millones de dólares y Cisco con algo más de 60.000 millones.

Empresas con más caja

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Si hubiera invertido en estas acciones hace 15 años se habría hecho millonario”