S&P Global Ratings considera que el nuevo plan estratégico de CaixaBank recoge objetivos "realistas y ampliamente alcanzables", con una mejora sustancial de los beneficios que le debería permitir cerrar la brecha de rentabilidad frente a sus pares más fuertes.

CaixaBank presentó ayer su Plan Estratégico 2022-2024, que contempla alcanzar una rentabilidad del 12% (casi el doble que la actual) al final del periodo, mejorar en 10 puntos su ratio de eficiencia, elevar un 8% el margen de intereses y generar 9.000 millones de capital para los accionistas.

En opinión de S&P, el plan y los objetivos anunciados por CaixaBank "parecen realistas y ampliamente alcanzables, sin ningún cambio inesperado en las condiciones macroeconómicas y las políticas monetarias".

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La firma apunta que es "poco probable" que el plan genere, por sí solo, acciones de calificación positivas

Por otro lado, la entidad plantea reducir su ratio de morosidad por debajo del 3% a finales de 2024, frente al 3,6% que tenía al cierre de 2021.

"Observamos que no es muy diferente del 3,6% informado a fines de 2021, lo que nos hace pensar que los nuevos préstamos problemáticos se están acumulando lentamente y continuarán haciéndolo durante los próximos dos años. El banco planea mantener un costo de riesgo promedio de alrededor de 35 puntos básicos a lo largo del plan, pero también usar su fondo de reserva Covid de 1.400 millones de euros no utilizados, lo que apunta a un coste de riesgo subyacente más probable de 45 puntos básicos", ha resaltado S&P.

Asimismo, CaixaBank tiene previsto mantener un holgado colchón de recursos propios y pasivos computables por encima del mínimo exigido (MREL), que ya está cumpliendo. "De hecho, nuestra calificación crediticia de emisor a largo plazo de CaixaBank ya se beneficia de un escalón al alza por la capacidad adicional de absorción de pérdidas", ha valorado la agencia de rating.