El diputado del PP Pablo Hispán ha acusado este jueves en el Congreso a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, de "ineptitud, clientelismo y corrupción" en la gestión de los fondos europeos, y la vicepresidenta ha celebrado que la "actuación" del PP ante las instituciones europeas, que considera un "boicot", "no afecte a la imagen de España".

Calviño ha pedido a los 'populares' "que cesen en la actitud destructiva, negacionista y de boicot" en las instituciones europeas, pese a la cual, ha dicho "afortunadamente no daña" la imagen de un país "respetado y querido". "Todo el mundo tiene claro que España está liderando el Plan de Recuperación", ha dicho.

Durante su intervención ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de la Unión Europea, a la que ha acudido para rendir cuenta de la marcha del Plan de Recuperación, la titular económica ha lamentado que la "actitud" del PP es "lo contrario al patriotismo", y ha reivindicado que la llegada de fondos europeos supone una "oportunidad extraordinaria gobierne quien gobierne".

EL PP URGE A CALVIÑO QUE DIMITA EN "UN ARRANQUE DE DIGNIDAD"

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Y es que en el transcurso de la Comisión el portavoz 'popular' en la misma, Pablo Hispán, ha calificado de "inmoral" que el marido de la vicepresidenta ejerza labores de asesoramiento para una empresa que actúa de intermediario en la gestión de los fondos y le ha exigido que "por ineptitud, clientelismo y corrupción, tenga un arranque de dignidad y dimita".

Asimismo, ha censurado la falta de publicación por la Intervención General de los datos de ejecución y la "ocultación" de "la mayor chapuza contable de la historia de contabilidad nacional", acusando de haber "cambiado créditos a las comunidades por 3.500 millones de euros", en diciembre, "deprisa y corriendo".

Cs CENSURA LOS "NUMERITOS ABSURDOS" DEL PP EN BRUSELAS

En el debate parlamentario, PSOE, Unidas Podemos e incluso Ciudadanos han censurado las declaraciones del PP respecto a la gestión de los fondos, unas "declaraciones vergonzantes contra su propio país", ha dicho Antón Gómez Reino (UP), que incluso renuncian a valorar cargos europeos de la familia conservadora, llegando incluso a renunciar a reunirse, para su "total descrédito" y "delirio".

María Muñoz, de Ciudadanos, ha llegado a hablar de "bochorno", pues aun reclamando más transparencia y rapidez en la ejecución de estos recursos, ha cargado contra los "numeritos absurdos e innecesarios que dañan la Marca España", por parte del PP, que llegan incluso a "cuestionar la supervisión y el control de las instituciones europeas".