En un discurso preparado, la nueva Primer Ministro dice que tiene la determinación de llevar a cabo el cambio pedido por los ciudadanos en el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea.

Ella sabe que dejar la Unión Europea crea incertidumbre a las empresas, pero pide que las empresas se comprometan en invertir a largo plazo dentro de Reino Unido, devolver crecimiento a las comunidades y apoyar a las nuevas generaciones. Advierte que demasiado frecuentemente empresas de rápido crecimiento no pueden conseguir la paciencia necesaria por parte de los inversores para poder adquirir la inversión de capital a largo plazo.
El ministerio de economía se comprometerá a proveer una base estable y fuerte para la economía continuando con la tarea de reducir el déficit y empezar a que el endeudamiento se reduzca.

Es consciente de que la negociación con la Unión Europea no puede realizarse de forma rápida, pero la salida ofrece la oportunidad de acuerdos de comercio más dinámicos, pero advierte de que se necesita tiempo para aclarar cuál es la posición de Reino Unido en las negociaciones de salida.
Dice que la productividad en Reino Unido todavía es demasiado baja y publicarán un plan sobre estrategia industrial antes de final del año.

Dice también que su objetivo no es simplemente que Reino Unido tenga el tipo impositivo a las empresas más bajo del grupo de 20 países más industrializados, sino también un sistema fiscal que sea profundamente favorable a la innovación, así que se lanzará una revisión para poder tirar abajo todos los obstáculos que hacen que la inversión de largo plazo tenga dificultades para llegar a las firmas de innovación.

Como se podrá observar, hay algunos puntos que coinciden con el nuevo presidente de Estados Unidos, así que la rebaja de los impuestos a las empresas parece que van en dirección contraria a lo que estaría planeando el nuevo gobierno de España con la vista puesta en el sostenimiento de las pensiones, así que veremos qué daño puede hacer a la Unión Europea ylos países que han basado su salida de la crisis en las exportaciones, unos impuestos muchos más bajos en el eje anglosajón que les acerque más a ser una especie de paraíso fiscal.

 
Volviendo a referirse al mundo empresarial, entiende que no se quieran sentir al borde de un precipicio tras salir de la Unión Europea.

Toma como ejemplo el anuncio de Facebook de incrementar la plantilla en 500 personas dentro de Reino Unido, así que dice que es un ejemplo claro de la confianza de los negocios en la economía británica.

Un guiño a los trabajadores el anuncio de que están mirando maneras de poder poner una representación de los trabajadores dentro de las cúpulas directivas.