La plantilla de Navantia Puerto Real ha informado este lunes de que retoma las movilizaciones después de la reunión mantenida con el presidente de Navantia y ser informada de "que no habrá carga de trabajo hasta inicios del 2023".

Según ha informado el Comité de Empresa en una nota, además de las colaboraciones puntuales con otros astilleros del Grupo, los talleres de cabecera del Astillero de Puerto Real "llevan sin cortar chapa desde septiembre de 2020 y la expectativa es mantenerse así durante este año".

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Además, han explicado que "la nueva organización que propone la Dirección de Navantia, de forma unilateral, no da confianza a la plantilla de obtención de nuevos contratos, ya sean de eólica marina y construcción naval civil o militar, a pesar de la necesidad del mercado de buques gaseros o el dinero que está asignando la UE a los buques de hidrógeno o a las energías renovables".

Asimismo, han desvelado que "se le expuso al presidente la oportunidad de construir buques gaseros", pero "desestimó esta posibilidad a pesar de que hay informes de la Sociedad de Clasificación Lloyd's Register en los que se indica que las necesidades de buques de transporte de LNG superan la capacidad de construcción de China y Corea más allá del 2025, siendo una gran oportunidad para los astilleros europeos".

En este sentido, durante este lunes han mantenido una concentración junto al Puente Carranza para retomar las movilizaciones "con el objetivo de que la presidencia considere las preocupaciones de la plantilla y las tenga en cuenta a la hora de diseñar la nueva estrategia de Navantia, a fin de que se alinee con las necesidades de trabajo de la zona, incluyendo tanto a la plantilla de Navantia como a las empresas auxiliares".