El índice compuesto de indicadores líderes (CLI), que sirve a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de 'termómetro económico' para detectar cambios de orientación en la coyuntura, ofrece signos de un crecimiento de España superior a la tendencia a largo plazo "con una moderación del ritmo de expansión".

En el caso de España, el índice CLI subió en enero hasta 101,83 puntos, lo que representa un mínimo avance de 0,07 puntos sobre el dato de diciembre y de 4,95 enteros en un año.

De este modo, el dato para España ha mejorado mes a mes de manera ininterrumpida desde julio de 2020 y se situó el pasado mes de enero en su nivel más alto desde mayo de 2019.

"El último CLI para España continúa creciendo por encima de la tendencia a largo plazo con una moderación del ritmo de expansión", explicó a Europa Press un portavoz de la OCDE.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"El aumento se debe a la matriculación de nuevos turismos, la tasa de utilización de la capacidad en la fabricación y, en menor medida, al índice de precios de las acciones", añadió, señalando que la expansión es parcialmente compensada por las contribuciones negativas provenientes del indicador de confianza del consumidor, los precios de los servicios y también la tendencia futura del empleo en la construcción.

En el conjunto de la OCDE, el índice CLI de enero se situó en 100,47 puntos, con un descenso mensual de 0,07 puntos y un incremento anual de 1,04 enteros, sugiriendo un "crecimiento estable", en línea con la tendencia observada para la zona euro, con un CLI de 100,82 puntos en enero, y para Estados Unidos, con una lectura de 99,89 enteros, tras haber sobrepasado el pico del ciclo de crecimiento.

"Los CLI de la OCDE continúan apuntando a una moderación en el crecimiento económico en varias economías importantes, aunque en diferente medida entre países", señala el 'think tank' de las economías avanzadas.

De este modo, entre las principales economías de la OCDE, los CLI de Canadá, Alemania, Italia y el Reino Unido "confirman haber superado un punto de inflexión en la actividad económica" y ahora apuntan a una moderación del impulso del crecimiento.