La distribución de productos de ferretería y bricolaje cerró 2021 con un crecimiento del 15,4% de sus ventas, según los datos del último barómetro sectorial de Aecoc.

En concreto, el sector mantiene la buena dinámica en las ventas que se inició con la reapertura de los establecimientos a finales de mayo de 2020, ya que desde esa fecha ha registrado crecimientos interanuales prácticamente cada trimestre.

Los mejores registros de 2021 tuvieron lugar en los primeros dos trimestres del año, que se cerraron con crecimientos del 36,5% y del 59,8%. Unas cifras sin precedentes condicionadas por la comparación con los mismos periodos de 2020, que estuvieron marcados por los cierres de los establecimientos por la pandemia.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Sin embargo, el tercer trimestre de 2021 cerró con una caída de las ventas de 2,8%, mientras que en el último periodo del año el sector recuperó la senda del crecimiento con un incremento de la facturación del 8,2%.

Por canales, las grandes superficies especializadas lograron un crecimiento del 23,7% en su cifra de negocio, mientras que el incremento de ventas en las ferreterías tradicionales se situó en el 9,1%.

"Desde la reapertura de los establecimientos, el sector de la ferretería y del bricolaje ha sabido responder a las necesidades de un consumidor que pasa más tiempo en casa y que tiene interés en acondicionarla", ha señalado el responsable del área de DIY de Aecoc, Óscar Jiménez.

Respecto a 2022, el portavoz de la patronal del gran consumo ha destacado el "optimismo moderado" que se percibe en lo operadores del sector. "Hay incertidumbre tanto por el impacto de la inflación sobre el comportamiento del consumidor como por el previsible traspaso del gasto de dentro a fuera del hogar con la recuperación paulatina de la normalidad", ha explicado.