El conglomerado mexicano Grupo Carso, propiedad de los hermanos Slim, se anotó un beneficio neto atribuido de 3.037 millones de pesos (140 millones de euros) en el primer trimestre de 2022, lo que corresponde a un incremento del 55,7% con respecto a las ganancias del mismo periodo de un año antes, según se desprende del informe de resultados de la compañía.

La mejor marcha en los beneficios se debe a un mejor rendimiento operativo del grupo, especialmente de su filial minorista Grupo Sanborns, que creció un 29,5%, gracias la recuperación del consumo en tiendas y restaurantes.

En lo que respecta a la facturación del conglomerado, la empresa alcanzó ventas por valor de 34.544 millones de pesos (1.594 millones de euros) a lo largo de los tres primeros meses del año actual, un 28,4% más.

El resto de negocios del grupo mexicano también se anotó un trimestre con crecimientos a doble dígito en ventas. Así, Carso Infraestructura y Construcción se impulsó un 41,4%, la rama industrial Condumex creció un 14,9% y Carso Energy llegó a incrementar sus ventas en un 112% durante el trimestre.

De su lado, el resultado operativo de la empresa entre enero y marzo creció un 87%, hasta los 3.875 millones de pesos (179 millones de euros); mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 4.766 millones de pesos (220 millones de euros), un 61,6% más.