Grecia pide la extensión por 6 meses el acuerdo principal de de asistencia financiera, según una fuente gubernamental a Reuters.  Ojo que esta petición supone podría tener términos distintos que los del rescate y por eso cabe la posibilidad de que sea rechazada por Alemania

En el BCE dicen que no hay discusiones acerca de controles de capital en Grecia en el consejo de Gobierno. Esto sale a desmetir una información que decía que el BCE era favorable a este tipo de medidas.
 Según un alto funcionario del gobierno griego dice que Grecia está comprometida a reformas inmediatas contra la corrupción y la evasión fiscal. También está comprometida al equilibrio fiscal dentro del periodo que se ha pedido como extensión del acuerdo. Dicha propuesta también incluyen medidas para poder lidiar contra la crisis humanitaria y volver a reactivar la economía.

El periodo de seis meses va a dar margen al gobierno para proceder con las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de crecimiento en un periodo de 2015 a 2019. El nuevo acuerdo también va incluir un acuerdo sobre reducción de deuda y buscan dicha reducción de deuda en línea con el acuerdo del Eurogrupo en 2012.

Empiezan a aparecer ya datos concretos del documento visto por Reuters que se ha presentado y parece ser hará honor a todas sus obligaciones financieras con todos los acreedores y reconoce el acuerdo de rescate existente como vinculante tanto su contenido financiero como de procedimiento. Además dice que los próximos seis meses procederá a junto con la zona euro ha concluir el rescate de forma satisfactoria en base a la troika. Dicen que la petición de esos seis meses serán utilizados para buscar un acuerdo en el superávit fiscal primario apropiado.

La extensión de esos seis meses debería permitir al banco central europeo volver a aceptar la deuda griega como colateral. También debería permitir al EFSF extender la validez de su deuda para la recapitalización de los bancos griegos.

Grecia se abstendrá de realizar acciones unilaterales que pudieran minar los objetivos fiscales, la estabilidad financiera y la recuperación económica.

La extensión del crédito permitirá a los equipos técnicos de la unión europea, Grecia y el fondo monetario internacional a negociar un posible nuevo contrato para la recuperación de crecimiento. Durante el período de extensión la Eurozona y Atenas discutirán la promulgación de nuevas medidas de alivio de la deuda, tal como fueron mencionadas por los ministros de la EZ en noviembre de 2012.


La monitorización de la extensión del recate podrá ser llevada a cabo por la Troika.