La petrolera estadounidense ExxonMobil cerró 2021 con unos beneficios netos atribuidos de 23.040 millones de dólares (20.450 millones de euros), después de haber contabilizado el año anterior unas pérdidas de 22.440 millones (19.879 millones de euros) fruto del impacto de la pandemia en el mercado petrolero.

Los ingresos de la compañía entre enero y diciembre alcanzaron los 285.640 millones (253.550 millones de euros), un 57,4% más que durante el año anterior. De su lado, los costes totales durante el año se elevaron un 20,9% más.

Ante estos resultados, la compañía ha indicado que iniciará un programa de recompra de acciones por un valor máximo agregado de 10.000 millones de dólares (8.874 millones de euros). Exxon espera culminar este programa en un plazo de entre 12 y 24 meses.

La multinacional petrolera ha destacado que durante 2021 generó un flujo de caja de 48.129 millones (42.713 millones de euros), lo que supone su mayor nivel desde 2012. Este nivel de caja es más que suficiente para cubrir sus necesidades de inversiones de capital, reducción de deuda y dividendos, según ha informado.

En el conjunto de 2021, la producción equivalente en barriles de petróleo de Exxon alcanzó los 3,71 millones de barriles por día, ligeramente por debajo de los 3,76 millones de barriles de 2020.

Únicamente en el cuarto trimestre de 2021, el beneficio neto atribuido de la petrolera fue de 8.870 millones (7.872 millones de euros), frente a las pérdidas de 20.070 millones (17.811 millones de euros) del mismo periodo del año anterior. De su lado, los ingresos fueron de 84.965 millones (75.405 millones de euros), un 82,6% más.