La estatal brasileña Eletrobras ha registrado este viernes ante el regulador brasileño el folleto de la oferta pública de venta (OPV) de 697,5 millones de acciones para su posterior privatización, según ha informado este viernes en un comunicado.

El movimiento incluye los títulos cotizados de la eléctrica en Brasil y en el mercado norteamericano en forma de American Depositary Receipt (ADR), que son títulos que respaldan el depósito en un mercado estadounidense de compañías extranjeras.

Mediante la operación, el Gobierno reduciría su participación hasta perder su condición de accionista mayoritario.

La operación implica una oferta primaria de 627,7 millones de nuevas acciones y una secundaria de 69,8 millones de títulos de la compañía estatal. Con arreglo al precio de cotización a cierre del jueves de 44 reales, la operación rondaría los 30.670 millones de reales (6.072 millones de euros).

No obstante, el inicio del periodo de reserva será del 3 al 8 de junio, para pasar posteriormente al proceso de 'bookbuilding' el 9 de junio, cuando se definirá el precio definitivo por acción. Los ADR comenzarán a cotizar el 10 de junio, mientras que las acciones comenzarán a negociarse en Brasil el 13 de junio.

Asimismo, el folleto incluye una cláusula por la que el total de acciones de la operación se podrá incrementar en un nuevo lote de hasta el 15% de la oferta total.

Los agentes colocadores en la operación son BTG Pactual, LLC, Bank of America, Goldman Sachs, Itaú, Citigroup, Credit Suisse, J.P Morgan, Morgan Stanley y Safra.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La empresa superó el último escollo para proceder a su privatización la semana pasada, cuando el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil aprobó con 7 votos a favor y uno en contra el proyecto para la venta de acciones de la mayor empresa eléctrica de América Latina.

La operación es la más importante en la agenda de privatizaciones de la Administración de Jair Bolsonaro, que durante su mandato se ha propuesto reducir el peso de las empresas públicas en el Estado.

El modelo de privatización aprobado en junio del año pasado establece que cada accionista o grupo de accionistas no tendrá un poder de voto mayor del 10%, mientras el Gobierno tendrá la acción preferencial de clase especial ('golden share'), que otorga poder de veto en las decisiones de los estatutos de Eletrobas.

Asimismo, la operación excluye de la privatización a las filiales Eletronuclear, que opera tres plantas nucleares en Brasil, y la hidroeléctrica Itaipú, donde el Gobierno de Paraguay también mantiene una participación.

En la actualidad, Eletrobras es reponsable de un tercio de la generación energética de Brasil, con una capacidad instalada de 50.000 megavatios (MW) y más de 70.000 kilómetros de tendidos eléctricos.

A cierre de marzo, la empresa contabilizó un beneficio neto de 2.716 millones de reales brasileños (512 millones de euros) en el primer trimestre del año, lo que supone impulsar en un 68% las ganancias del mismo periodo del año anterior, cuando el resultado de la empresa ascendió a los 1.609 millones de reales (303 millones de euros).

La cifra de negocio bruta de la compañía ascendió hasta los 10.980 millones de reales (2.069 millones de euros), un 12% más. Los ingresos procedentes del área de generación ascendieron hasta los 6.542 millones de reales (1.232 millones de euros), un 12% más; al tiempo que el segmente de transmisión creció un 11,4%, hasta los 4.235 millones (796 millones de euros).