El tráfico ferroviario creció un 17% en los tres primeros meses de 2022 respecto al mismo periodo del año anterior, gracias al levantamiento de las restricciones a la movilidad y a la entrada en operación del AVE a Galicia.

Este incremento cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta que las vacaciones de Semana Santa el año pasado comenzaron cuando todavía era marzo y, sin embargo, este año han caído completamente en abril, cuyos datos no se reflejan en el primer trimestre del año.

Según el último boletín mensual que publica Adif, al aumento de la movilidad también contribuyó el proceso de liberalización, que supuso la entrada en mayo del año pasado de un nuevo operador, Ouigo, en la relación entre Madrid y Barcelona.

En concreto, el tráfico en esta línea se impulsó un 68,9%, si bien la relación que más creció fue la de Madrid-Galicia, que también pasa por Valladolid, León y Zamora y que se disparó un 93%, es decir, casi el doble.

Las líneas de alta velocidad entre Madrid y Andalucía también crecieron un 49% y las que hay entre la capital y Levante otro 38%. En las líneas convencionales destaca el crecimiento del 16% en la relación Madrid-Alcázar-Córdoba-Sevilla-Cádiz.

Por tipo de servicios, los de Larga Distancia registraron la mayor subida en tráfico, un 51,4%, situándose este incremento en las líneas de alta velocidad en un 58,6% y en las líneas convencionales en el 20,8%.

En cercanías e interurbanos, los tráficos crecieron un 8,3%, especialmente en las líneas de titularidad Adif Alta Velocidad (23,5%), mientras que en Mercancías el incremento fue del 6,2%.

Por último, entre enero y marzo, el número de viajeros de las estaciones se incrementó un 69,6%. En el caso de Adif AV, se elevaron un 101,8% y, en el de Adif, un 60,4%.