La zona de El Carmen-Cardeñas, en la ciudad de Huelva, es el distrito más barato de España para comprar una vivienda entre las capitales de provincia, con un precio de 566 euros el metro cuadrado, según el último informe de idealista.

Le sigue La Chanca-Pescadería (620 euros el metro cuadrado) en Almería y la de Virgen del Remedio-Juan XXIII (677 euros), de Alicante. Estos tres distritos más baratos no superan los 700 euros el metro cuadrado.

Del estudio de idealista también se desprende que el precio medio de la vivienda usada en venta en España se sitúo en enero de 2022 en 1.824 euros el metro cuadrado, tras caer un 0,3% respecto al último mes de 2021.

El portal inmobiliario ha destacado que es un mercado que presenta una situación "heterogénea", ya que entre los distritos que se encuentran por debajo de los 850 euros por metro hay zonas de 12 ciudades diferentes.

Junto con los tres distritos más baratos, las zonas más asequibles (entre los 700 euros el metros y los 800 euros) son: Torreblanca (702 euros) en Sevilla; Esperanza-Quemadero (736 euros) en Almería; Magraners (776 euros) en Lleida o la zona de la Carretera de la Circunvalación-La Magdalena (798 euros) en Jaén.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Hasta los 850 euros el metro cuadrado aparecen distritos de siete capitales diferentes. Desde los 801 euros de Santa María-Pio XII de Ciudad Real hasta los 833 euros del Perpetuo Socorro de Huesca.

Por debajo de los 900 euros el metro cuadrado se encuentran también las Pedanías del Este de Murcia (874 euros) o La Vega-Oteruelo en León (894 euros).

Otras siete capitales cuentan con un distrito por debajo de los 1.000 euros el metro cuadrado, que van desde los 923 euros de El Polvorín (Ourense), a los 999 euros de la zona de Martiricos-La Roca de Málaga.

Entre las provincias más caras, el distrito más barato de Valencia es Rascanya (1.133 euros), por delante del distrito de Villaverde en Madrid (1.685 euros) o el de Sa Indiotería-Son Castelló en Palma (1.814 euros).

De esta manera, las zonas más económicas no superan los 850 euros, frente a los más de 5.000 euros el metro cuadrado que se pueden ver en los barrios más caros de San Sebastián, Madrid o Barcelona.