Viscofan ganó un 4,1% más que en 2016 hasta los 125 millones de euros. Estos beneficios son los más elevados cosechados por la compañía en su historia. Además, los ingresos de la compañía durante el ejercicio anterior fueron de 730,8 millones.

El Ebitda de 2016 ha sido un 4,6% menor que en 2015 hasta los 204,1 millones de euros. La cifra de negocios del grupo descendió un 1,3% hasta los 730,8 millones de euros, lo que rompe una dinámica positiva de once años de crecimiento sostenido en ingresos.

La deuda bancaria neta a cierre de 2016 se situó en 8,8 millones de euros, frente a una posición de caja neta de 3,2 millones a diciembre de 2015.

La compañía ha explicado que el mercado de la envolturas ha tenido el pasado año un comportamiento inferior a su ritmo de crecimiento medio histórico, que ha provocado que los volúmenes de venta cayeran en el conjunto del mercado como consecuencia del fuerte decrecimiento en Latinoamérica, liderado por Brasil, y la debilidad del mercado norteamericano, que ha contrastado con la solidez en el mercado asiático.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Viscofan fue de 204,06 millones de euros, lo que supone una caída de 4,6%, mientras que en términos orgánicos, el Ebitda acumulado se sitúa un 0,8% por debajo del alcanzado en 2015 en un contexto de pérdida de volúmenes en Latinoamérica y menores ingresos de cogeneración que han sido contrarrestados parcialmente por el crecimiento en el resto de áreas de reporte, y la contención de los gastos operativos.

El consejo de administración ha acordado proponer a la junta general de accionistas la distribución de un dividendo complementario de 0,87 euros por acción, lo que arroja un importe total de 40,5 millones de euros, para su pago el 8 de junio.