Renta Corporación ha presentado hoy en la Bolsa de Madrid un nuevo plan estratégico para los años 2016 a 2020, que tiene como objetivo principal consolidar su posición en el mercado a la vez que apuntala el crecimiento observado en los últimos tiempos.

A cierre de septiembre de 2015 Renta Corporación ha captado un 20% más de operaciones, cuyo margen (excluidos efectos extraordinarios) se ha incrementado un 36%. Además, su cartera de negocio asciende a 252 millones de euros, lo que representa un aumento del 86% respecto al mismo período del año anterior.

Esta buena evolución de la compañía se acompaña de un crecimiento en la confianza económica en España, donde se espera la creación un millón de empleos en 2015-2016 y los indicadores muestran una aceleración en la venta de viviendas y un aumento de la financiación hipotecaria, además de las destacadas reformas estructurales llevadas a cabo, entre las que destaca la del sector bancario, lo que supone mayor acceso al crédito.

Con todo, Renta Corporación considera que la mejora de la situación macroeconómica del país, la recuperación del mercado inmobiliario y la aparición de nuevos players, serán las realidades que acompañen el crecimiento de la compañía en los próximos cuatro años.

Las claves del nuevo plan estratégico

El nuevo plan estratégico, aprobado por el Consejo el pasado julio, proyecta un incremento en el margen operativo como consecuencia del aumento del número de operaciones y del tamaño de las mismas. Asimismo, la nueva estrategia fomentará la gestión de activos con terceros y en especial con fondos de inversión inmobiliarios, en línea con la alianza que Renta Corporación y Kennedy Wilson firmaron en diciembre de 2014, a través de la cual ya se han cerrado tres proyectos inmobiliarios por valor de 55 millones de euros.

Con todas estas medidas, la compañía prevé generar 80 millones de cash-flow operativo y duplicar el beneficio neto anual en los próximos 5 años, hasta alcanzar los 20 millones de euros. Todo ello sin dejar de lado el cumplimiento de los acuerdos alcanzados y la creación de valor para el accionista y liquidez para la acción.

Además la compañía goza de un bajo endeudamiento y una estructura flexible, con unos costes contenidos. Renta Corporación cuenta con un equipo profesionalizado, históricamente vinculado a la compañía y con un profundo conocimiento del mercado inmobiliario español, que le permite llevar a cabo su modelo de negocio.