Dos tazas. El Banco Central Suizo podría haber dado un paso al frente para proteger su status quo ante la inminente aprobación de un programa QE por parte del Banco Central Europeo. Dos medidas que han desestabilizado completamente a los mercados: rebaja de tipos de los depósitos al -0,75% y fin al límite de 1,20 para el cambio del franco suizo frente al euro. 
 
En medio de una jornada alcista, el Banco Central de Suiza ha aprobado por sorpresa tres medidas que han elevado la volatilidad esta mañana hasta un 8%, si nos ceñimos al 'indicador del miedo' vinculado al Eurostoxx 50. ¿En qué consisten?

- Rebaja a mínimos de los tipos de interés de los depósitos bancarios que se sitúan en el -0,75% desde el -0,25% anterior. Esta tasa negativa se aplica desde diciembre a las cuentas de bancos, operadores financieros, aseguradoras, así como a otros bancos centrales y organismos internacionales, mientras no se aplica a las cuentas en francos suizos de instituciones de la Confederación Helvética o de ámbito doméstico. Existe, ligado a esto un condicionante, puesto que sólo se aplicará a los "depósitos que superen determinado umbral", ha asegurado el BCS. 

- Ha eliminado la restricción que existía para su divisa frente al euro en 1,20 francos por cada unidad de la moneda comunitaria. El banco central mantenía un límite de 1,20 por euro para el franco, que estableció en el peor momento de la crisis de la zona euro en 2011.

- Y tercera medida: ha cambiado su rango objetivo para el Libor a tres meses hasta una horquilla de entre el -1,25% y el -0,25%, frente al rango anterior de entre el -0,75% y el +0,25%.No olviden ustedes que el Libor es el tipo de interés interbancario, es decir, el coste al que se prestan dinero los bancos sin que esté cubierto por el mercado. Suiza busca con esta medida que los bancos quieran realizar operaciones allí al resultarles no sólo más barato, sino en tasas negativas. 

 
"Recientemente, las divergencias entre las políticas monetarias de las mayores áreas monetarias se han ampliado significativamente, una tendencia que probablemente se hará incluso más pronunciada", indicó la institución en un comunicado, donde apuntó que la "considerable" depreciación del euro frente al dólar ha provocado un debilitamiento del franco suizo frente al 'billete verde'. "En estas circunstancias, el BNS ha llegado a la conclusión de que mantener el tipo mínimo de cambio para el franco suizo frente al euro ya no está justificado.

Ante una decisión histórica surge la duda de saber por qué ahora, con qué objetivo y, sobre todo, qué pretende el BNS al adoptar tres medidas tan drásticas como estas. José Luis Cárpatos, analista independiente, cree que se trata de un movimiento que anticipa la aprobación de un programa QE por parte del Banco Central Europeo en su reunión de la próxima semana. "Está dejando claramente una idea de qué se espera del BCE" y no es otra que "poner en marcha el programa cuantitativo. Eso supondría un esfuerzo gigantesco para poder luchar en contra, así que parece que han cambiado la estrategia, dejando que el dinero entre en el país pero no dejando que se asiente". Es por ello, dice Cárpatos, que se ha producido el movimiento de tipos negativos en los depósitos. 

¿Cuál fue la reacción inmediata de las bolsas?
La acción por sorpresa del Banco Nacional de Suiza hizo dar bandazos a las principales bolsas europeas, así como a los principales pares de divisas justo en los instantes posteriores a dar a conocer esta decisión. Con el paso de los minutos todo ha vuelto hacia una calma relativa. 

Por un lado, el euro llegó a cambiarse por 0,946 francos frente a los obligados 1,20 de la sesión de ayer. Esto supone un bandazo del 30% en tan sólo unos minutos. La misma situación se ha vivido con el dólar. En estos momentos, el cambio entre el euro/franco suizo sigue desplomado un 13% hasta el cambio de 1,04, mientras que el par euro/dólar cede otro punto porcentual al nivel de 1,16, mínimos de los últimos diez años. 

"Aunque el franco suizo sigue estando alto, la sobrevaloración ha disminuido en general desde la introducción del tipo mínimo de cambio, mientras la economía ha podido aprovechar esta fase para adaptarse a la nueva situación", añadió el instituto emisor, que considera algo así como que esta imposición ya habría hecho su trabajo protegiendo a la economía suiza de "graves daños".

No obstante, dice estar activo ante lo que está por venir... "Si fuera necesario, permanecerá activo en el mercado de divisas para influir en las condiciones monetarias", reconoce.

¿Y qué ha sucedido en las bolsas? Se produjo una auténtica avalancha de ventas, ya contenida. El más sufrido es el índice de la Bolsa de Zurich que mantiene un desplome superior al 8%. 

Pero si quieren observar volatilidad no tienen que irse tan lejos. Los bandazos del Ibex 35 le han llevado a marcar un mínimo en 9.663 puntos y un máximo de 9.990 puntos, rozando los 10.000 para seguir cayendo a esta hora. 

IBEX 35 INTRADÍA
IBEX INTRADIA