El BCE, en línea con lo esperado, ha decidido mantener el precio del dinero en el actual 0.25%. El organismo ha indicado estar listo para tomar medidas en línea con todos los instrumentos disponibles y adoptar más acciones decisivas si fuera necesario.

En línea con las previsiones aunque con toda las expectativas sobre la mesa. El BCE ha anunciado que mantiene los tipos de interés en el 0.25%, nivel al que decidió bajarlos en la reunión del pasado mes de noviembre. Sin embargo, más que en el precio del dinero, lo que el mercado está demandando es medidas de tipo no convencional que pueda poner freno a la caída de los precios y hacer que fluya la financiación.

A las 14.30 horas, como siempre, Mario Draghi ha dado su rueda de prensa en la que ha asegurado que las perspectivas de inflación a la largo plazo siguen firmemente ancladas en línea con el objetivo del BCE. Eso sí, en su opinión, la Eurozona podría experimentar un periodo prolongado de inflación reducida, seguida de un aumento pero por debajo de los objetivos de la institución del 2%.

Así las cosas, el presidente del organismo asegura que el BCE adoptará medidas en el caso de que se aprecie un deterioro de las perspectivas de inflación o restricciones en los mercados monetarios.

Y eso que las últimas referencias nos dejan un IPC en la Zona Euro que bajó una décima en diciembre – tras la relajación supuso la subida de noviembre – lo que de nuevo aleja el dato del objetivo del 2% marcado por el BCE. Y se sabe que los riesgos a la deflación, debería servir de aliciente a Draghi para actuar. De hecho, en las últimas conferencias el italiano ha dejado claro que el organismo actuará cuando sea preciso, especialmente si es para facilitar el drenaje del crédito.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España advierte de que es complicado que el BCE nos sorprenda a corto plazo con el anuncio de nuevas medidas expansivas. “De hecho, el recorte de tipos en noviembre posiblemente ya ha agotado el margen de sorpresas a corto plazo. La combinación de datos económicos e inflación no invita a tomar nuevas medidas en estos momentos. La fortaleza de la economía alemana (la recuperación de la española) contrastan con la debilidad de fondo de la economía francesa (y el impasse en la italiana)” . ¿Una consecuencia de las peores condiciones financieras? Es un debate abierto.

Porque esa es la segunda pata que se espera se aclare hoy. Aunque el mercado espera que se vuelvan a conceder inyecciones de liquidez al estilo LTRO – con un plazo inferior a la última, de tres años – lo cierto es que estas estarían condicionadas a la concesión de crédito a familias y empresas. Y es que desde la entidad no están dispuestos a que nuevas subastas de liquidez sean utilizadas por la banca para sanear sus balances o hacer carry-trade y comprar deuda soberana.

Posiblemente se hablará de todo esto en la reunión, “aunque no nos enteraremos mientras no se publiquen las actas. Aquí tienen un factor a vigilar en la conferencia hoy del Presidente Draghi: ¿cuándo se van a publicar las Actas?. Por lo demás, facilidad en colaterales y LTROs no parece que sean urgentes en estos momentos”, admite Campuzano. De hecho, de lo que no hay ninguna duda a nivel mundial, verdadero factor común entre los bancos centrales desarrollados, es de la elevada liquidez actual. Pero, mal repartida es cierto.