El primer paso pasa por la compra del 24,95% que Bankia tiene de la inmobiliaria, un porcentaje que viene a sumarse al control que ejerce FCC sobre Realia, de la que Slim es accionista mayoritario junto a Koplowitz. 

La operación por la adquisición de los títulos de Bankia está valorada en 44,48 millones de euros. El magnate ha pagará a la entidad 0,58 euros por acción, un precio que está un 32,5% por debajo de la cotización actual de la inmobiliaria, que cerró la sesión de este miércoles a 0,86 euros por acción.

Es, en la práctica, tomar el control de la inmobiliaria, ya que el otro 36,88% de Realia pertenece a FCC. Sin embargo, la ambición de Slim es tener una participación mayoritaria y por eso se ha comprometido a lanzar, en los próximos nueve meses, una OPA por el cien por cien de Realia al mismo precio, por lo que valora la compañía en 178 millones de euros.

Lo curioso del caso es que FCC asegura que, en principio, se inclina por no vender Realia, y por tanto no acudir a la OPA de Slim, que la lanzaría a través de su sociedad Inmobiliaria Carso, según EP.

Esto es sin duda beneficioso para el propio Slim, ya que con el 24,9% de Bankia, y en el caso de que el resto de accionistas de Realia (38% del capital), fueran a la OPA, el magnate tendría igualmente el control de la inmobiliaria. Además se ahorraría los 65,7 millones de la parte que está en manos de FCC y pagaría como máximo 112,5 millones de euros por Realia, que ahora mismo tiene una capitalización bursátil de 261,7 millones.

La estrategia de Slim es prácticamente perfecta y únicamente se puede torcer si la SOCIMI Hispania está dispuesta a luchar por Realia.

Acceda a todos los ANÁLISIS de REALIA