A finales de junio, las entidades bancarias de toda Europa se sometieron a los test de estrés que miden su solvencia ante una situación de riesgo. En total, un 70% del sector bancario europeo tuvo que pasar por el examen de la Autoridad Bancaria Europea (AEB) con el objetivo de reforzar la solidez y limitar el riesgo en caso de que alguno de ellos saliera peor parado. 
 

En este contexto, Banca Mediolanum ha sido una de las mejor calificadaspor las autoridades económicas, con algo más de 2.110 millones de activos y un 41,38% Core Equity Tier 1 (CET1). Un análisis que el Banco de España obtuvo de los llamados “tipos de riesgo” que son de crédito, circulación, mercado, financiación, operativos de consulta y soberano.

La agencia de calificación Moody´s destacó los progresos de la banca española en capital respecto al examen de 2014, a pesar de las difíciles condiciones del mercado español. Y, aunque destaca que el deterioro de la cartera de crédito sobre el capital es superior a la media europea, este efecto queda compensado por la resistencia de la cuenta de resultados. 

Es precisamente esa baja exposición al crédito lo que beneficia a Mediolanum.  La especialización de la entidad en un segmento concreto y la nula exposición a al riesgo inmobiliario, dicen los expertos, son algunos de los factores que han ido en pro de la mejora de calificación de esta entidad. De hecho, Mediolanum tiene un peso reducido en créditos pues su especialidad tradicional son los productos de inversión, principalmente fondos de inversión y ahorro para sus clientes.

Una de las cualidades que también comparte su matriz italiana. En un momento en el que todas las miradas están puestas sobre el país transalpino – de hecho Monte Dei Paschi fue la única entidad a la que se detectó déficit de recursos propios –  la matriz italiana de Mediolaum consiguió un CET1 del 19,7% también como consecuencia de su baja exposición al negocio hipotecario y su foco sobre la  gestión patrimonial de los clientes.

Aunque los test no suponen una exigencia inmediata de capital, los grande bancos mantienen niveles de CET1 por debajlo del 15% y deben ajustar sus balances antes de los próximos test de estrés,  el BCE tendrá que discutir con cada entidad los niveles de capital deseables para este año, a tenor de las fortalezas y debilidades detectados en esta prueba.