Es una advertencia para los inversores de cara a un futuro próximo. Las bolsas podrían dar mayores sustos, aunque no necesariamente debido a la volatilidad. Hay más motivos detrás.

Simon Potter, presidente de la Reserva Federal de Nueva York, advirtió ayer lunes en un discurso que la actual regulación y los cambios en los mercados podrían significar que "los bruscos movimientos de precios intradía llegarán a ser más comunes en el futuro"

Por ello, el presidente de la FED de Nueva York ha instado tanto a los bancos estadounidenses como a los inversores que adopten las medidas necesarias para prepararse ante este tipo de movimientos, como estrategias de cobertura o previsión de mantenerse en liquidez ante la brusquedad de los mercados de renta variable. 

"El flash crash del último otoño en los bonos del Tesoro de Estados Unidos podría suceder de nuevo", ha declarado, debido a la naturaleza de los cambios en el mercado de deuda gubernamental del país.