MADRID, 04 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- La decisión de rescatar a BES con 4.900 millones de euros y crear un banco malo con sus activos más problemáticos ha sido celebrada por muchos organismos. La agencia de calificación Fitch ha asegurado que esta medida no tendrá efectos importantes sobre la deuda soberana de Portugal pero advierte de que erosiona los fondos para hacer frentes a otras eventuales crisis bancarias.Los 4.900 millones que recibirá BES provendrán del fondo creado hace dos años por el Ejecutivo luso y que se nutre por aportaciones de la banca e impuestos a las entidades. A pesar de ello, Fitch señala que los fondos no son suficientes para la capitalización de Novo Banco (la nueva entidad creada) y por ello tendrá que recibir un préstamo temporal del Gobierno.
Fitch no va a cambiar las previsiones sobre el bono soberano de Portugal
Aún así, Fitch recuerda que el mecanismo creado por la UE y el FMI cuenta con dinero suficiente para cubrir el coste de la operación de BES sin tener que recurrir a endeudamiento, por lo que la agencia afirma que “no va a cambiar las previsiones fiscales para el bono soberano”.

PROBLEMAS CON OTRAS ENTIDADES
La creación de Novo Banco reducirá la reserva destinada a los bancos portugueses hasta los 2.000 millones, algo que a ojos de Fitch podría limitar la eficacia del instrumento de ayuda. Sin embargo, desde la agencia no consideran que en el escenario actual pueda haber problemas con otras entidades.
Si el rescate de BES contribuye a revertir la mejora de las condiciones de financiación de Portugal podría depender de la percepción de los inversores sobre la salud del sector bancario, así como de los problemas de BES, añade la agencia, que confía en que la revisión de la calidad de los activos bancarios del Banco Central Europeo (BCE) contribuirá a resolver cualquier inquietud sobre la extensión de los riesgos en el sector bancario.
Fitch revisó la perspectiva a Portugal a positiva en abril por la reducción de su déficit presupuestario y la mejora de la economía, las proyecciones de crecimiento y las condiciones de financiación. Su próxima revisión la llevará a cabo en octubre.
Lea también:
La CE aprueba el plan de Portugal de liquidar Banco Espirito Santo y lanzar Novo Banco