La región mediterránea es una de las zonas del mundo más vulnerables a los efectos del cambio climático y una de las más afectadas por la demanda de agua para uso humano. En ella viven más de 180 millones de personas que no tienen acceso suficiente al agua y otros 60 millones que sufren estrés por déficit hídrico. Estas cifras subrayan la magnitud del desafío al que se enfrentan los países de la región. Con ocasión del Día Mundial del Agua, el Secretariado General de la UpM destaca la necesidad de seguir reforzando la cooperación regional para abordar adecuadamente este reto cada vez más acuciante. Al fomentar el trabajo colaborativo para la elaboración de una agenda UpM sobre el agua, dinamizar la plataforma para la cooperación y el diálogo a través del Grupo de Expertos en Agua de la UpM y promover la implementación de una serie de proyectos con el sello de la UpM en el sector del agua, el Secretariado General está dando cumplimiento a su mandato fundacional de convertir el agua en un sector prioritario.

En consonancia con el tema central de este año, «Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar agua?», conviene recordar que estos desafíos están directamente ligados al agotamiento de los recursos hídricos y a la gestión de las aguas residuales urbanas en una región que ha triplicado su población urbana en medio siglo. La UpM contribuye a dar respuesta a este desafío impulsando una agenda para el desarrollo urbano sostenible en la que esta problemática desempeñe un papel destacado.

En este contexto, la reutilización del agua y los recursos hídricos no convencionales resultan prometedores como estrategias para combatir la escasez de agua, teniendo en cuenta que, según el índice de explotación de agua de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), actualmente hay países de la región que están cerca de alcanzar una explotación del 100 % de sus recursos naturales renovables de agua potable y que las cifras actuales de reutilización de aguas residuales en el Mediterráneo revelan la existencia de un gran potencial para ampliarla.

La UpM encarna el espíritu y valor añadido de la cooperación regional, y actualmente trabaja en 21 proyectos de desarrollo sostenible, ocho de las cuales están específicamente relacionados con el agua. Algunos de los ejemplos más representativos de estos proyectos son los siguientes:

El Programa integrado para la protección del lago de Bizerta frente a la contaminación, lanzado en Túnez en noviembre de 2016 y que actualmente está contribuyendo a mejorar las condiciones medioambientales y socioeconómicas de más de 400.000 personas. Con una inversión de 90 millones de euros facilitados por el BEI, el BERD, la UE y el Gobierno de Túnez, el proyecto se integra en la Iniciativa Horizonte 2020 para un Mediterráneo más limpio y se espera que se prolongue hasta 2022.

- El Proyecto de la planta de desalinización para la Franja de Gaza, que facilitará el suministro de agua potable a más de 1,8 millones de habitantes y por lo tanto representa una solución sostenible a la crónica y duradera escasez de agua en la Franja de Gaza. Ya se han completado los estudios de viabilidad técnica y financiera del proyecto y el Secretariado General de la UpM colabora estrechamente con el Gobierno de Palestina para obtener el respaldo de las instituciones financieras y organismos internacionales para la ejecución del proyecto sobre el terreno.

En sintonía con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, el Secretariado General de la UpM se suma a la celebración del Día Mundial del Agua y agradece a todos los colaboradores y actores clave de toda la región del Mediterráneo sus esfuerzos para garantizar el acceso al agua para todos, la utilización óptima de los recursos y el desarrollo de una economía más sostenible. La UpM seguirá abogando por el fortalecimiento de las sinergias e iniciativas colaborativas para promover más proyectos que marquen un antes y un después en la vida de miles de personas cada año.

Más información

VIDEO – Lanzamiento oficial del Programa Intergral de Protección del Lago Bizerte contra la Polución.

VIDEO – Najwa Bourawi, presidenta de la Asociación para la Protección del Medio ambiente y el Desarrollo Sostenible de Bizerte (APEDDUB), habla del impacto positivo que tendrá la despolución del Lago Bizerte President en el desarrollo socio-económico de la región.

  

 

La Unión por el Mediterráneo: una organización enfocada en la acción con una ambición común

La Unión por el Mediterráneo (UpM) es una organización intergubernamental Euro-Mediterránea que aúna a los 28 países de la Unión Europea y a 15 países del Sur y Este del Mediterráneo. La UpM proporciona un foro único para fortalecer la cooperación regional, el diálogo y la implementación de proyectos e iniciativas concretos con impacto tangible en nuestros ciudadanos, principalmente en los jóvenes, abordando así los tres objetivos estratégicos de la región: la estabilidad, el desarrollo humano y la integración.

El Secretariado General de la Unión por el Mediterráneo  es la plataforma que operacionaliza las decisiones tomadas por los Estados miembros, implementando proyectos estratégicos en la región a través de una metodología única basada en redes colaborativas de socios y el intercambio de mejores prácticas y metodologías innovadoras. Actualmente, los más de 45 proyectos regionales aprobados por los Estados miembros suponen un valor de más de 5.000 millones de euros, y se centran en los  ámbitos de crecimiento inclusivo, empleo juvenil, empoderamiento socioeconómico de la mujer, movilidad estudiantil, desarrollo urbano y acción sobre el clima.