La economía española aceleró su recuperación en el segundo trimestre del año al registrar un crecimiento del PIB del 0,6%, dos décimas superior al logrado en el primer trimestre (0,4%) y una décima por encima de lo previsto por el Banco de España en su último boletín económico.

Según el avance de datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa interanual se comportó también mejor de lo esperado y avanzó un 1,2%, siete décimas más que en el trimestre anterior.

El crecimiento interanual logrado en el segundo trimestre supera en una décima el calculado por el Banco de España (1,1%) y supone la segunda tasa positiva tras diez trimestres consecutivos de retrocesos interanuales.

El INE ha explicado que el avance interanual del PIB en el segundo trimestre fue consecuencia de la mejora de la aportación de la demanda nacional "contrarrestada parcialmente" por un empeoramiento del sector exterior.

Los datos de Estadística son aún provisionales y se conocerán a nivel desagregado el próximo 29 de agosto.
Con el alza trimestral del PIB entre abril y junio, la economía española ya acumula cuatro trimestres consecutivos de avances, lo que ha llevado al Gobierno a anunciar que revisará al alza sus previsiones macroeconómicas.

En concreto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, adelantó ayer que el PIB crecerá cerca del 1,5% este año, tres décimas más de lo anunciado en abril, y alrededor del 2% en 2015, dos décimas más de lo calculado inicialmente. Estas nuevas previsiones se aprobarán en septiembre y servirán de base para los Presupuestos Generales del Estado.

El avance de datos publicado este miércoles por Estadística supera en una décima los datos trimestrales e interanuales adelantados por el Banco de España en su último boletín económico. La institución que gobierna Luis María Linde señalaba en dicho documento que en el segundo trimestre la recuperación de la economía española continuó afianzándose de manera gradual, en un entorno en el que prosiguió la normalización de las condiciones financieras y la mejoría del empleo y de la confianza.

El Banco de España subrayaba que el consumo y la inversión empresarial fueron "el principal soporte" del PIB en el segundo trimestre, periodo en el que la demanda interna creció un 0,3% en tasa intertrimestral, según sus cálculos. Al mismo tiempo, estimaba que la aportación de la demanda exterior neta volvió a ser positiva en el trimestre (0,2 puntos) por la recuperación de las exportaciones en este periodo y una "cierta inflexión" de las importaciones.