A pesar de que los resultados del primer trimestre de 2017 se han visto afectados por las condiciones meteorológicas en España, así como por el cierre de la central térmica de Longannet en Reino Unido en marzo de 2016 que afecta a la comparativa del trimestre, Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 827,6 millones de euros, un 4,7% más respecto al mismo período del año anterior. 

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha situado en 1.861,6 millones de euros, lo que supone un 8,2%. La compañía prevé que los menores resultados obtenidos en los tres primeros meses de 2017 se recuperen a lo largo del año en curso, en línea con las previsiones.

En concreto, el Ebitda ha sido impulsado por el comportamiento del negocio de redes, cuya aportación se ha incrementado un 9,1% hasta 1.020,9 millones de euros gracias al desarrollo de su actividad en Estados Unidos. Esta magnitud se ha visto afectada por la baja hidraulicidad y eolicidad registradas en el trimestre, los mayores tributos en España y el negocio liberalizado en Reino Unido.

El grupo ha incrementado sus inversiones en el trimestre un 13,4%, hasta 1.016 millones de euros. De esta cantidad, un 93% se ha destinado a los negocios de renovables (46%), redes (37%) y generación contratada (10%). Como resultado de su fortaleza inversora, la compañía tiene previsto poner en marcha un total de 2.011 megavatios (MW) renovables y de generación regulada durante 2017.

Entre los principales hitos de negocio alcanzados entre enero y marzo han destacado: en el área de redes, los avances en el tendido del cable submarino entre Gales y Escocia; y, en el área de renovables, la instalación de todas las cimentaciones (jackets) en el parque eólico marino Wikinger, así como de 12 turbinas. Igualmente se han puesto en marcha  nuevas instalaciones eólicas en Reino Unido, Estados Unidos y Brasil.

Ha destacado la buena evolución de la filial americana Avangrid, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y de la que el grupo controla el 81,5%, cuyo beneficio neto se situó en 239 millones de dólares, un 13% más. Gracias a su positiva evolución en bolsa en el año, la rentabilidad total al accionista (RTA) asciende al 17%, doblando la revalorización del índice de referencia S&P 500 Utilities.

El margen bruto se ha situado en 3.566,4 millones de euros (2,3%), con un alza en las ventas del 1,3%, hasta los 8.289,5 millones de euros. Sin embargo, los costes de producción han sido mayores, aumentando así la partida de aprovisionamientos.