El Consejo de Administración del Grupo Europac (Papeles y Cartones de Europa) registró un incremento del beneficio neto del 51% hasta alcanzar los 48,9 millones de euros.

El EBITDA consolidado fue de 126,6 millones de euros, un 14% superior a los 111,1 millones de euros del ejercicio anterior, mientras que el EBITDA recurrente fue de 122,8 millones de euros, un 5% más que hace un año. Dentro de las partidas no recurrentes que justifican la diferencia entre los EBITDA consolidado y recurrente, la más significativa es la sentencia favorable del Tribunal Supremo de Portugal sobre contencioso con la Empresa de Desenvolvimento e Infraestruturas do Alqueva (EDIA), que ha supuesto un resultado extraordinario de 8,3 millones de euros.

Por otra parte, el margen EBITDA aumentó dos puntos porcentuales hasta alcanzar el 15,8% y el EBIT se situó en 77,7 millones de euros, un 24% más que los 62,5 millones de euros registrados hace un año.

En la División Papel, el incremento del volumen de ventas, las mejoras de la productividad y la eficiencia, y el posicionamiento en papeles de mayor valor añadido, compensaron el descenso de los precios de venta. En cuanto a la División Packaging, la mejora de los resultados responde al descenso del precio de la materia prima, junto a las mejoras operativas y comerciales.

Respecto al coste financiero, en 2016 se redujo un 37% como consecuencia de la gestión de la estructura financiera y la optimización de costes, tras el primer año completo de aplicación de las condiciones de financiación del nuevo préstamo sindicado firmado en julio 2015 y la disminución del volumen de deuda. Sin tener en cuenta el efecto extraordinario positivo de EDIA, la reducción del coste financiero habría sido del 18%. Tras la novación de la financiación sindicada suscrita en diciembre de 2016, está prevista una nueva reducción del coste financiero recurrente de 2,0 millones de euros.

Tras el reparto de un dividendo a cuenta con cargo al resultado de 2016 de 0,095€ euros por acción, un 79% más que hace un año, el Consejo de Administración ha acordado someter a la aprobación de la Junta General de Accionistas el reparto de un dividendo complementario hasta alcanzar un pay-out del 60%, sin que esto suponga un cambio en la política general de mantener un pay-out del 50%. Asimismo, como retribución complementaria al accionista, propondrá una ampliación de capital liberada en la proporción de una acción nueva por cada 25 antiguas.