Lo que caracteriza a un cisne negro es que nadie piensa que pueda aparecer en escena. Se trata de una posibilidad tan remota que hace que el suceso en cuestión se convierta en algo casi imposible. Y por lo que parece, los mercados tenían tan descontada la derrota de Matteo Renzi en Italia que su confirmación quizá no sea un cisne, sino un mero pato común. ¿Qué piensan los analistas del comportamiento del mercado?

 
Los analistas lo dejan claro; la victoria del populista Movimiento Cinco Estrellas que capitanea Beppe Grillo estaba descontada. Quizá por eso las bolsas y los mercados europeos se comportan con una calma aplastante. No se ha producido un traspiés del sector financiero italiano, y por eso los bancos españoles hoy suben con holgura.

Es más, el castigado Monte Dei Paschi di Sienna, que es la entidad financiera italiana con más problemas y para la que aún no se ha encontrado una solución factible, cae algo menos de un 0,7%, aunque en algunos momentos de la sesión se ha apreciado. Hay que tener en cuenta que este referéndum pedía una nueva reforma de la ley que permitiese acelerar la constitución del presupuesto en la que se incluía el programa de recapitalización de la banca.

En este sentido, Alain Bokobza, director de asset allocation de Societe Generale, declaraba a Bloomberg que “no creo que el No vaya a desembocar a una gran crisis en Italia. Al final, la mayor cuestión a la que se enfrenta –y la más importante- es si vamos a tener elecciones anticipadas al parlamento o no (tras la dimisión de Renzi”. En su opinión no las habrá y un gobierno interino se hará cargo de la gestión del gobinero.

Los expertos de Allianz GI apuntan en una nota de esta misma mañana que  “el mercado ya había descontado la mayor parte del nerviosismo y las malas noticias que traería consigo la victoria del no.  Las reformas iban retrasadas, la crisis bancaria parece intratable por las reglas del Bail in de la Unión Europa e Italia tampoco había cumplido con las exigencias de recorte de déficit presupuestario.  Aunque la derrota pueda verse como una continuación de la tendencia política que comenzó con el brexit y continuó con Donald Trump, también dará tiempo a Italia a reconsiderar su futuro en lo que será otro año volátil por la política”.

Para Patrice Gautry, economista jefe de UBS “se abre un nuevo periodo de incertidumbre política en la que aumentan las dificultes para crear un gobierno de coalición o encontrar una mayoría clara. No hay tiempo para que el gobierno se comprometa a poner nuevas medidas reformistas”.

Por eso Gauty considera que la esta noticia es un inconveniente para la frágil recuperación económica italiana, que probablemente seguirá lastrando a la eurozona. En su opinión, el PiB del país crecerá por debajo del 1% el año que viene porque el consumo seguirá siendo moderado.   Es más, piensa que como la mejora de la econ omía será tan débil, el aumento de los tipos de interés a largo seguirá deteriorando e incrementando la deuda pública.

El foco seguirá puesto en la banca
A pesar de la templada reacción de los mercados, la atención seguirá centrándose en los bancos en los próximos meses. Para Philip Dicken, director de renta de variable de Columbia Threadneedle,  el mayor riesgo italiano es la falta de capitalización de la banca. “La necesaria recapitalización  será más difícil bajo un periodo de incertidumbre política. El primer test se producirá esta semana cuando Banca Monte dei Paschi Siena debería decider si sigue Adelante con su plan de ampliar capital por 4.000 millones de euros. Si el plan se cancela los planes de otros bancos con problemas comenzarán a cuestionarse. La recapitalización es clave si Italia quiere escapar del ciclo de bajo crecimiento”.

 Alberto Chiandetti, gestor del FF Italy Fund de Fidelity, explica que “el segundo problema es el aumento de capital de Unicredit. Se rumorea que estará en torno a 10-13.000 millones de euros, cantidad que debería ser revelada al mercado por Unicredit Capital el 13 de diciembre. En definitiva, un panorama difícil para los bancos italianos que, sin duda pesará en el próximo acuerdo y pondrá presión a las acciones de Unicredit".  Las acciones de Unicredit caen alrededor de un 3,5% en estos momentos.

Unicredit, Banca dei Monte di Sienna, Unicredit y FTSE MIB (un mes)

bancos y mib

 
Fuente (Bloomberg)

El experto de Fidelity explica que “esperamos volatilidad en lo sucesivo, hasta que se conozcan más detalles. Sin embargo, serán los inversores en renta variable, no tanto los inversores en renta fija, los que carguen con el peso de las ampliaciones de capital que se dibujan en el horizonte. Por lo tanto, seguimos manteniendo nuestra visión positiva sobre el sector financiero italiano, especialmente sobre los grandes campeones nacionales, que seguirán beneficiándose de una capitalización sólida, unos márgenes de beneficio mejorados y un aumento de su cuota de mercado”.
 
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Italia, el último cisne negro de 206”