“Lo más interesante es que los resultados empresariales empiezan a atraer las miradas y dejan en un segundo plano el entorno geopolítico”.

En cuanto a las cuentas de Iberdrola conocidas hoy, cabe destacar que el resultado es satisfactorio, el ebitda sube  un 1,4%, ligeramente por encima de las expectativas, mientras que las ventas caen por debajo de las previsiones. La filial norteamericana también ha dado crecimientos de producción eólica del 9%. Es una de las energéticas que conforman nuestra cartera.
 
Siguiendo con la temporada de presentación de resultados, el sector bancario va a ser el que a priori tenga más revisiones a la baja con respecto al primer trimestre. Entre las entidades, Bankinter no debería ser el que presentara una revisión a la baja, pero luego se pueden complicar las cuentas de Santander, BBVA, Bankia y Liberbank.
 
En cuanto a la reunión del BCE de ayer, el “más madera de Draghi” y sus políticas ultraexpansivas no tienen impacto o es muy limitado debido a la trampa de liquidez de nuestro sistema. El dinero no está fluyendo de los bancos a la economía, pues los bancos prefieren hasta guardar el dinero en cámaras para no pagar el 0,4% por depositarlo en el BCE, por lo que es necesario que haya políticas fiscales expansivas e inversión pública, algo que es complicado con esta situación política que tenemos. Estamos en una burbuja doble de bonos soberanos y corporativos que no va a desaparecer en el corto ni medio plazo.

En Wall Street hace año y medio estábamos sobrepodnerados y luego bajamos exposición. Es sorprendente que se mantengan en máximos pues la temporada de resultados está siendo mixta, por ello, estamos neutrales en EEUU y creemos que el potencial puede estar en la renta variable europea.
 
Declaraciones a Radio Intereconomía