La sorpresa la ha dado esta madrugada el Banco Popular de China decidiendo debilitar la banda de fluctuación del remnimbi un 2%. Esto puso freno al rebote de la bolsa, lo que parece bastante contradictorio dado que esta medida sirve como mecanismo para estimular su débil economía. 

Después de registrar dos días de caídas al final de la semana, el mercado de Estados Unidos se embarcó en un fuerte repunte de ayer, ayudado por un repunte de los precios de las materias primas y algunas fusiones y adquisiciones, como la que anunció Warren Buffett, quien adquirirá, a través de Berkshire Hathaway, el fabricante de equipos de aviones de precisión Carparts. También ayudaron los comentarios del presidente adjunto de la Reserva Federal, Stanley Fischer, aclarando que la Fed no aumentaría las tasas de interés hasta ver que la inflación vuelve a la normalidad.

Los mercados europeos también tuvieron un buen día ante la perspectiva de algún tipo de acuerdo con Grecia, a pesar de una serie de obstáculos bien podría descarrilar cualquier progreso, no menos importante es el desacuerdo entre Alemania y el resto de los acreedores, así como el FMI, que piensan que el último rescate tendrá que ascender a 90.000 millones de euros, dados los recientes problemas de la economía griega.

El único movimiento atípico fue el del FTSE100, que quedó ligeramente por detrás de sus homólogos europeos por las preocupaciones sobre el efecto de los menores precios de las materias primas, y los datos económicos chinos más débiles, debido a su fuerte ponderación de los productos básicos.

La sorpresa la ha dado esta madrugada el Banco Popular de China decidiendo debilitar la banda de fluctuación del remnimbi un 2%. Esto puso freno al rebote, lo que parece bastante contradictorio dado que sirve como mecanismo para estimular su débil economía. La reacción instintiva ha sido algo negativa ya que la mayoría de la gente había estado esperando recortes superiores, del triple incluso, o reducciones de tasas de interés, después de que la moneda china haya ganado fuerza frente al euro, en particular en los últimos meses.

La decisión de la semana pasada del Banco de Inglaterra de mantener los tipos de interés en mínimos históricos no fue una sorpresa, y apenas hubo división en el seno del organismo. Se esperaba que hubiera más de un disidente, pero incluso el halcón Martin Weale consideró que la recuperación del Reino Unido podría estar empezando a verse un poco frágil. Ciertamente, algunos de los datos recientes parecen apoyar este punto de vista. Incluso el sector de los servicios normalmente boyante mostró algunos signos de desaceleración en julio, y el índice BRC de ventas minoristas de julio retrocedió hasta el 1,2% y parece sugerir que los consumidores siguen siendo cautelosos.

La marcha del ZEW índice de expectativas de los inversores alemanes en los últimos meses ha sido claramente decepcionante, frente a la disminución de los picos de marzo de 54,8, a mínimos de julio en 29,7, su nivel más bajo desde noviembre del año pasado. El rendimiento del DAX desde principios de julio ha sido muy positivo, por encima del 8%, lo que sugeriría que bien podríamos ver un cambio de tendencia similar en las expectativas de los inversores, ya que las preocupaciones sobre la salida de Grecia disminuyen a medida que progresan las negociaciones de un tercer rescate.

EURUSD - continúa operando en un rango lateral, después de no perder los 1.0850 la semana pasada. Necesitaría romper 1.1030 euros para volver a los altos de hace quince días en 1.1125, mientras que un movimiento por debajo de 1.0800 podría llevar al par hacia 1.0600.

GBPUSD - la libra tuvo una semana decepcionante la semana pasada y podría caer de nuevo hacia la convergencia de las medias móviles de 100 y 200 sesiones en 1.5370, pero aún permanecen dentro del amplio rango entre 1,5400 / 1,5700. El alto de las últimas cinco semanas en el nivel 1.5680 sigue siendo una clave de resistencia al alza. Un movimiento por encima de 1,5700 tiene el potencial para redirigirlo hacia 1.5820.

EURGBP - después de no caer más la semana pasada bien podríamos ver un rebote a la zona de 0.7120 si logra mantenerse por encima de la zona de 0,7020. Los 0.6930 puntos siguen siendo el principal soporte para no avanzar pérdidas hacia 0.6830.

USDJPY – falló el viernes en su intento por romper la zona de 125.00 provocando una venta masiva posteriormente, que bien podría ser un movimiento de regreso hacia la zona de 123.75 y 123.00, posteriormente. Sólo por encima de 125,00 argumenta a favor de un nuevo movimiento hacia 125.85.