El Instituto Nacional de Estadítica ha confirmado que la economía español creció un 0,6% en el segundo trimestre respecto al primero gracias al tirón de la demanda interna. Respecto a 2013, el PIB ha crecido un 1,2%.


Las tasas coinciden con las publicadas en la estimación avance del PIB trimestral del pasado día 30 de julio.

La expansión del 0,6% es dos décimas superior a la marcada entre enero y marzo, lo que supone una aceleración del crecimiento y el cuarto trimestre seguido en positivo.

En concreto, la demanda nacional ha aportado un punto y dos décimas superior a la registrada en el trimestre anterior, pasando de 0,7 a 1,9 puntos, mientras que la demanda exterior ha reducido su contribución al PIB trimestral en cinco décimas respecto al trimestre pasado (de –0,2 a –0,7 puntos). El consumo de los hogares ha crecido un 0,7%, dos décimas más que los tres trimestres anteriores.

Por su parte, el incremento interanual del 1,2% es siete décimas mayor al del primer trimestre también "como consecuencia de una mayor aportación de la demanda nacional al crecimiento agregado, contrarrestada parcialmente por una contribución negativa del sector exterior", asegura el organismo estadístico.