Hay que mirar con lupa todas las informaciones que salen de las compañías del MAB y más cuando “no son ciertas”. Óscar Leiva, presidente de Ebioss desmiente las informaciones aparecidas sobre el maquillaje de las cuentas de TNL, su última adquisición, y atribuye estas especulaciones a “un competidor al que le interese que estemos en esta situación”. 


Nos coge el teléfono con amabilidad pero con el tono de alguien que lleva toda la mañana al teléfono haciendo declaraciones y desmintiendo constamente informaciones. Concretamente las que les acusan de “maquillar” las cuentas de la compañía portuguesa TNL, con la que llegaron a un acuerdo el pasado mes de julio. De hecho, no espera a que le hagamos la primera pregunta. Óscar Leiva, presidente de Ebioss Energy ratifica contundentemente las cifras que dieron en su momento sobre la compañía lusa “tanto número de contenedores, como facturación, número de países….es una compra estratégica, con unos excelentes resultados y a un precio muy barato”.

Se refiere a la información publicada por El Confidencial que apuntaba a que Ebioss informó de que TNL tenía un facturación de 8 millones cuando en realidad los ingresos estaban cayendo cerca del 80%. “Nosotros no compramos compañías en distress sino que nuestro negocio se dirige a compañías que dirigen valor para el accionista desde un primer momento”, sentencia Leiva. “Esta compra nos permite posicionarnos como líder tecnológico en estos momentos y que puede ofrecer a los municipios la solución al problema de sus residuos”.

“El negocio de las basuras es muy competitivo”

En un momento en el que se mira con lupa a cualquier compañía del MAB – tras el escándalo del caso Gowex - Leiva admite no entender el alcance del artículo. En este momento “estamos compitiendo en contratos importantes en España y sólo se nos ocurre pensar que a algún competidor le interese que tengamos este tipo de problemas”.   Sin embargo, reconoce que “el negocio de las basuras es muy competitivo y tiene tecnología punta nivel mundial. Y ahí, somos referencia”.

Preguntado por si hay realmente motivos para preocuparse y si las cuentas están auditadas y se pueden demostrar, Leiva recuerda que se ha hecho un Due Dilligence de la compra coordinada por Baker&Tilly - séptima auditora a nivel internacional en empresas cotizadas -  y  todos los números que hay son públicos, están en el registro mercantil y confirma que ha facturado en 3 años 25 millones de euros. El negocio portugués funciona muy bien, tiene mucha caja, “hemos comprado la compañía con el 10% de la ampliación que hicimos, con lo que el esfuerzo de la compra ha sido nulo y ha sido una buena posición para Ebioss”, explica Leiva. En concreto, se hizo con el 52,6% de TNL por 1,6 millones de euros, de los cuales 1,555 millones se destinaron a ampliación de capital cuyo objetivo es sanear y reforzar las cuentas de la compañía, cuando el valor nominal de la totalidad de las acciones de la firma es de 7,55 millones de euros.

Sobre el desplome que está sufriendo la compañía en el mercado, el presidente de la compañía vuelve a recalcar que “en el MAB hay compañías serias y que hay que saber separar el grano de la paja. Ebioos es una compañía sin deuda, sana, de gran crecimiento y que en estos momentos está para comprar”. Leiva remarca que son líderes en la gestión de residuos urbanos y de gasificación, “la compra de TNL es una compra aislada que hemos realizado porque tiene sinergias pero nuestro negocio siguen siendo la gasificación”.