MADRID, 11 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- El índice tecnológico Nasdaq Composite ha registrado un comportamiento bursátil mejor que el S&P 500 en lo que llevamos de año y está escalando posiciones hacia los máximos históricos, que marcara en marzo de 2000, cuando estalló la burbuja de las “puntocom”.
En aquel momento, cuando comenzaba un nuevo milenio, el selectivo sufrió una caída tan importante que era difícil imaginar que alguna vez conseguiría reponerse, sin embargo, tal y como destaca el colaborador de MarketWatch, Howard Gold, el Nasdaq Composite “está a punto de completar una recuperación extraordinaria”.
El índice agrupa ahora cerca de 2.500 acciones, muchas menos de las que había a finales de la década de 1990, y se ha vuelto mucho menos dependiente de la industria tecnológica tradicional. Dichos valores suponen ahora el 44%, frente al 57% de finales de 2009.
Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.
Leer también: Ocho razones para comprar el nuevo iPhone 6 de Apple
De hecho, desde MarketWatch destacan que “Apple no se encuentra entre las mejores apuestas este año, a pesar del enorme despliegue que ha llevado a cabo y que ha impresionado a los inversores”.
En concreto, las acciones del Nasdaq Composite que han cosechado mejores retornos en lo que va de año son: Biofuel Energy (533%), SinoCoking Coal & Coke Chemical Industries (511%), InterMune (399%), Pacific Ethanol (349%), Cellular Biomedicine Group (337%), Intercept Pharmaceuticals (315%), RadNet (148%), Achillion Pharmaceuticals (273%), Identiv (241%) y Plug Power (240%).

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí