El miedo que ha provocado el escándalo de Banca Privada d´Andorra (BPA) empieza a tener sus primeros efectos en el resto de la banca. De un lado, el Ministerio de Economía ha paralizado la compra de Tressis por parte de MoraBanc en tanto que AndBank - dueño de Inversis – ha paralizado la salida a bolsa que tenía previsto hacer este año.

El plazo lo determinará el tiempo que tarde en amainar la tormenta que ha provocado la suspensión-concurso de acreedores – venta y/o reestructuración de Banco Madrid, según informa El Confidencial.  Aunque es caso de Banco Madrid es puntual y no tendría por qué trasladarse a otras entidades andorranas “sí es cierto que Andorra tiene un pasado como paraíso fiscal y el dinero es muy miedoso. En un sector que se basa en la confianza, el resto de entidades tendrá que hacer un esfuerzo para ganarse la confianza de los clientes”, reconoce Kai Torrella, Consejero delegado de Gesinter.

AndBank entró en España en 2014 con adquisición de Inversis a Bankia y había contratado a Credit Suisse y a Uría y Menéndez para dirigir la salida a bolsa, dirigida exclusivamente a inversores institucionales. Dice este medio que esta información era parte del contenido preliminar que la entidad envió al regulador mientras que ahora el bufete de abogados niega tener alguna vinculación contractual con el banco andorrano.

Antes de comprar Inversis, AndBank era conocido en España por la vinculación con la familia Pujol ., que tuvo en esta entidad el dinero procedente de la herencia de Florenci Pujol, padre del ex presidente de la Generalitat. Una situación que, lejos de tener consecuencias legales, sí dejó una huella en su reputación tras conocerse el entramado de la familia. Después de duras negociaciones, los gestores de AndBank consiguieron que los Pujol se llevaran el dinero a BPA, que ahora se ha visto salpicada por tener en su balance fondos procedentes de actividades presuntamente ilícitas.