“Históricamente, la tendencia del mercado estadounidense ha sido a la baja en el último año del segundo mandato de un presidente. También cabe esperar que la retórica de los candidatos y la incertidumbre de la campaña creen volatilidad a corto plazo”, explican los analistas de Fidelity en un informe en el que evalúan cómo puede afectar el periodo electoral a la renta variable norteamericana.
Lea también: John Kasich deja camino libre a Donald Trump para ser el candidato del Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos
Históricamente, la tendencia del mercado estadounidense ha sido a la baja en el último año del segundo mandato de un presidente
Lea también: Ted Cruz suspende su campaña electoral tras la victoria de Trump en Indiana
No obstante, estos expertos recuerdan que "la historia no siempre se repite", y que en este caso hay un hecho diferencial y es que ni el presidente se presenta a la reelección ni el actual vicepresidente es un candidato, así que sea cualquiera el que gane habrá nuevo presidente.
Clinton y Trump han consolidado sus posiciones. El inversor multimillonario, de hecho, ganó con claridad esta madrugada en Indiana, y su principal oponente, Ted Cruz, ha decidido abandonar la campaña electoral. Aun así, "en esta fase tan temprana, resulta complicado aventurar qué sectores y empresas van a beneficiarse de las políticas de cada candidato", y "es probable que tengamos una visión más clara cuando comience la campaña de verdad que ahora con las primarias", exponen en Fidelity, que señalan a los sectores farmacéutico, defensa y financiero como los que hay que vigilar este año. Además, "también existen dudas sobre cómo afectarán las políticas de cada candidato al ritmo de endurecimiento monetario de la Reserva Federal (Fed)".
Lea también: Donald Trump predice una recesión económica 'masiva'
SECTOR FINANCIERO
Existen dudas sobre cómo afectarán las políticas de cada candidato al ritmo de endurecimiento monetario de la Fed
Siete años después del punto álgido de la crisis financiera los bancos aún tienen problemas de reputación frente a la opinión pública, lo que "les ha convertido en un malo de película, muy aludido durante el periodo de campaña. La mayor parte de los candidatos ha propuesto una legislación más estricta y el demócrata Bernie Sanders ha reclamado incluso una ley al modo de la 'Glass Steagall Act' que separe la banca de inversión de la banca minorista", recuerdan en Fidelity.
No obstante, creen que "estas reformas extremas tal vez tengan pocas probabilidades de ver la luz a la vista de las normas aprobadas durante el mandato de Obama, sobre todo teniendo en cuenta la manifiesta mejoría de los balances de los bancos estadounidenses".
SALARIO MÍNIMO
Pese a la recuperación del empleo, los salarios están experimentando un crecimiento muy reducido desde la crisis financiera, como reconoce siempre la presidenta de la Fed, Janet Yellen, en sus comparecencias. En este sentido, "ha habido bastante ruido durante la campaña en torno a la subida del salario mínimo".
Así, en Fidelity explican que un incremento del salario mínimo podría provocar una aceleración del crecimiento salarial, "lo que obligaría a la Fed a subir los tipos de interés más rápido. Históricamente, las subidas de tipos de interés han sido un apoyo para el crecimiento de los beneficios de los bancos y las aseguradoras".
Lea también: Trump sobre la caída bursátil: 'Estamos en una grande, gorda y jugosa burbuja'
PRECIOS DE LOS MEDICAMENTOS

Las farmacéuticas y biotecnológicas han sufrido presiones en sus cotizaciones tras los comentarios que realizó Hillary Clinton en otoño, recuerdan en Fidelity. En concreto, después de que una startup disparara el precio de un medicamento necesario para mitigar los efectos del Sida en los enfermos un 5.000%, Clinton aseguró que prepararía un plan para evitar estas cosas, lo que provocó una ola de ventas en las acciones de la industria, que en una semana perdió 130.000 millones de dólares de valor en bolsa tras un tuit de la precandidata. "Tal vez merezca la pena recordar que los republicanos controlan el Senado y probablemente acojan, cuando menos con tibieza, una propuesta legislativa para reducir los precios de los medicamentos", señalan en Fidelity.
Así se demostró con la oposición al programa de salud del actual presidente, conocido como Obamacare, que "se tradujo en una versión bastante diluida de las propuestas iniciales". Mientras que respecto a Trump, "los mensajes en materia de atención sanitaria son un tanto incoherentes, como muchas de sus políticas", agregan en la firma de inversión.
El magnate "ha hablado de la necesidad de negociar los precios de los medicamentos durante la campaña, pero esta idea no figuró posteriormente en su 'Plan de Siete Puntos'. Es un republicano convencido y eso significa que es improbable que acometa reformas importantes del sector sanitario. Posiblemente, el resultado más probable a consecuencia de esta mala publicidad durante la campaña es que la industria sanitaria regule ella misma los precios de los medicamentos de forma más sensata".
Lea también: Donald Trump desata la polémica con unas declaraciones
GASTO MILITAR
Los presupuestos de defensa podrían ser debate en Estados Unidos este año, como suele ocurrir en las campañas electorales, aunque "es poco probable que se produzcan recortes significativos en un contexto mundial marcado por las inquietudes en torno a la seguridad". Por ejemplo, citan en Fidelity, el país ya ha elaborado planes para multiplicar por cuatro el presupuesto para defensa europea en 2017 a la vista de la 'agresión rusa' en Ucrania.
En total, "el Pentágono aspira a un presupuesto de 582.700 millones de dólares en 2017, frente a los 585.000 millones de este año. En lugar de anunciar otra ronda de recortes de los presupuestos de defensa, los dos candidatos parecen estar más centrados en mejorar la transparencia y la eficiencia del ejército estadounidense", agregan en el informe estos analistas.
IMPACTO EN LA BOLSA

La volatilidad a corto plazo en los meses previos a las elecciones puede crear oportunidades de compra
“El periodo previo a las elecciones estadounidenses y la incertidumbre política que lleva aparejada podrían elevar la volatilidad en el mercado; no obstante, con independencia de quién gane las elecciones, no espero cambios en las grandes líneas maestras de la política estadounidense", argumenta Angel Agudo, gestor del FF America Fund. "
"Desde una perspectiva sectorial, los valores del sector sanitario podrían sufrir volatilidad si vuelven a surgir comentarios sobre los precios en el sector", agrega, que aun así asegura confiar en la renta variable norteamericana. "En conjunto, la volatilidad a corto plazo en los meses previos a las elecciones puede crear oportunidades de compra; sigo apostando por mi proceso de inversión y, sobre todo, vigilo muy de cerca los fundamentales a largo plazo”, señala Agudo.
Lea además:
Entrevista | Cinco acciones para ganar dinero 'sin cambiar cuando el mercado está asustado'
¿Está justificado el desplome de BBVA en bolsa?
Berenberg alerta sobre el peligro en Banco Popular por la baja calidad de sus activos
Tres ideas de inversión para ganar dinero esta semana en un mercado 'confuso y errático'
La última palabra para Wall Street la tiene el Nasdaq
La Casa Blanca revelará información secreta sobre el 11-S
Los candidatos a la Casa Blanca son cada vez más impopulares