Alantra cerró 2016 con un beneficio neto de 25,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 42,2% respecto al ejercicio anterior, a pesar del aumento del 41,2% de los gastos (50,5 millones) derivado de su expansión internacional.
 
El beneficio neto del grupo alcanzó los 25,1 millones en 2016, lo que supone un aumento del 42,2% respecto a 2015 El beneficio neto está compuesto por 15,9 millones de beneficio procedente del negocio de asesoramiento y gestión (fee business), 9,0 millones procedentes de enajenaciones de activos de la cartera y 0,2 millones de otro resultado financiero.

Los ingresos de Alantra crecieron un 26,9%, hasta 90,2 millones de euros, impulsados por la banca de inversión, que ha disparado su facturación un 50,3%, hasta 61 millones, compensando así la caída del 5,5% en los ingresos de la división de gestión de activos.
 
En 2016 la antigua Dinamia N+1 abrió doce nuevas oficinas en Europa, EEUU, Latinoamérica y Asia, además de invertir 43,2 millones en distintas operaciones corporativas, entre ellas la integración de C.W. Downer (en Estados Unidos), la adquisición de un 50% de Landmark (en Latinoamérica), la integración de los minoritarios del negocio de asesoramiento financiero en Alemania y la recompra de la participación de Banque SYZ en su negocio de banca privada. Además, la firma ha captado 937 millones de euros en activos, muy por encima de los 287 millones de 2015.

Alantra propondrá el reparto de una distribución adicional de prima de emisión de 0,35 euros por acción, de forma que la retribución al accionista correspondiente a 2016 se elevaría a 0,60 euros por acción, un 20% más que en el ejercicio anterior y cifra que supone 'pay-out' del 81,1%.