Aerolíneas y hoteles tiran encabezan las pérdidas de los índices europeos. Las alertas sobre ataques terroristas han afectado negativamente al sector turístico europeo y los valores lo repercuten en bolsa. 

Las cotizadas relacionadas con el sector turístico se están viendo seriamente penalizadas hoy en bolsa. El miedo a nuevos ataques terroristas mina su valor. De hecho, el Departamento de Estado estadounidenses ha lanzado una alerta global advirtiendo a sus ciudadanos que estén vigilantes en sus viajes alrededor del mundo, especialmente en los lugares públicos y en los medios de transporte. También les pide que extremen la "precaución durante la temporada de vacaciones de Acción de Gracias”. La información actual sugiere que el Estado Islámico, Al-Qaeda, Boko Haram y otros grupos terroristas siguen planificando ataques terroristas en múltiples regiones”.

Ya se están viendo las primeras consecuencias negativas que está teniendo el terrorismo en el sector turístico, pues las reservas de vuelos a París han caído un 25% en la última semana. El temor a que estas consecuencias negativas se puedan prolongar, afecta hoy en bolsa a varias compañías del sector, tanto aerolíneas, como hoteleras. Así pues, hoy vemos que las mayores caídas de los principales parqués europeos las registran estos valores.

IAG se convierte en el peor valor del Ibex 35 y también del FTSE-100, con caídas que superan los tres puntos porcentuales. En el Mercado Continuo español NH Hoteles y Meliá pierden más de un 2%. También Easyjet se ve arrastrada en Londres y pierde un 3,65% hasta los 15,86 libras esterlinas. En Francia vemos a la cadena hotelera Accor, que cotiza en el CAC-40 perdiendo un 4,28% hasta los 38,83 euros, mientras que Air France se deja un 2,43% en la bolsa de París.

Víctor Peiro, director de análisis de Beka Finance, cree que este impacto será de corto plazo y que sopla viento de cola para el medio plazo para las aerolíneas: "el sector de aerolíneas es un sector que va a seguir bien. Los movimientos de tráfico de pasajeros están indicando crecimientos del 6-7% y hay una globalización tal, que no se paran los viajes por el terrorismo. Además, el verdadero impacto del abaratamiento del petróleo lo veremos a partir de 2016, pues ya tenían apalabrado el petróleo a 2015 y ahora se empiezan a revisar los contratos. El 2016 va a ser un buen año para las aerolíneas si el petróleo le queda en estos niveles o un tiempo por debjao de los 80 dólares".

Sin embargo, también hay motivos para pensar que esta incertidumbre nos puede acompañar un tiempo, ya que, "esto no es un atentado aislado, es un problemas mucho más complejo, y sí puede afectar a la economía, de hecho ya lo está haciendo en una parte", explica José Luis Cárpatos, analista independiente.